Texcoco, México, 25 de mayo 2018. En la Catedral de la Inmaculada Concepción, se realizó una solemne Celebración Eucarística a las 16:30 hrs. con motivo del reconocimiento del Ministerio de Formador de Catequistas en la Diócesis de Texcoco, cuya misión es colaborar en la formación permanente, integral y procesual de los agentes evangelizadores, específicamente con los catequistas, y en particular en el seguimiento del itinerario de catequesis de niños y adolescentes, según el catecismo diocesano.

La celebración fue presidida por Mons. Juan Manuel Mancilla Sánchez, Obispo de Texcoco y concelebrada por los Presbíteros: Sergio Widrogo de la Diócesis de Nezahualcóyotl, Director Provincial de la Catequesis y Bonifacio Padilla Zamora, párroco en San Bernardino, Texcoco, quien en los próximos días asumirá la Coordinación de la Dimensión Diocesana de Evangelización y Catequesis.

Se instituyeron 105 agentes de pastoral, de las cinco Vicarías Episcopales, quienes brindarán su apostolado como Formadores de Catequistas, durante un período de tres años. A la luz del Evangelio, el Obispo invitó a los asistentes a cultivar los valores cristianos de lealtad y fidelidad. A desempeñarse en su ministerio y en sus actividades cotidianas con absoluta libertad, sin pisotear a nadie: “… Queridas hermanas, vamos a hacerle esa súplica a Nuestro Señor: Que en nuestra Diócesis todos los que tienen la palabra, el poder, la misión de enseñar, lo hagamos con gozo, lozanía, frescura, prontitud, decisión, claridad. Que el Señor nos conceda, incluso somatizar, encarnar la hermosura, los mil resplandores de la Palabra Santa de Dios…

...La catequesis nos libra del corazón duro, de la crueldad, de la amargura, deslealtad, infidelidad, y de todo lo que es al final, andar pisoteando personas. Bendito sea Dios mis queridos hermanos, la súplica de nuestra Sagrada Eucaristía: Dales un corazón nuevo, dales Espíritu en su corazón, dales el corazón del Mesías, de tu Hijo, dales el corazón tuyo, tu mismo corazón, Padre Dios, para que nuestra catequesis florezca como un vergel, como un jardín, como un espacio lleno de frescura y también de belleza.”, concluyó.

Sor Lorena Elizabeth Pérez García, Misionera Catequista de los Pobres, hasta ahora responsable de la dimensión de evangelización y catequesis, dio lectura al decreto y a su normativa, correspondiente a la Institución de Ministros Formadores de Catequistas al servicio del Evangelio y de la Iglesia Diocesana.

Posteriormente Don Juan Manuel realizó el interrogatorio a las personas designadas para recibir el ministerio, les bendijo pidiendo al Espíritu Santo derramase sobre ellos abundantes dones de sabiduría y fortaleza.

Al terminar la celebración, los recién instituidos Ministros Formadores de Catequistas, se reunieron en el Salón Gante, anexo a la Catedral de Texcoco, donde Mons. Juan Manuel les hizo entrega de sus insignias y acreditaciones; los padres dirigieron un mensaje de felicitación, y los invitaron a servir con humildad, a convertirse en buenos acompañantes de los catequistas en el camino de la vida, y los animaron a seguir su proceso formativo para desempeñar un servicio de calidad.

Finalmente, la hermana Lorena agradeció al Obispo, el haberle permitido servir durante 14 años en la Diócesis de Texcoco, como responsable de esta dimensión, colaborando en el proceso evangelizador, promoviendo e impulsando la formación de agentes, particularmente de catequistas, preocupada porque la Diócesis cuente con personas cualificadas para el anuncio del Evangelio, también agradeció a las catequistas el apoyo que de ellas recibió; así mismo se despidió confiando a los presentes sus oraciones por el servicio que Dios, a través de su comunidad religiosa le ha encomendado en Nuevo Laredo, Tamaulipas, coordinando su comunidad y dirigiendo un Instituto de Teología.

 

Galería fotográfica en FACEBOOK

Quiénes Somos:

La Diócesis de Texcoco es una Iglesia misionera, que fiel a Cristo y presidida por su Obispo, integra a través de estructuras de comunión y participación a todos los bautizados y hombres de buena voluntad, que con la riqueza de sus dones y carismas, evangelizan y hacen presente el Reino de Dios.