A propósito del Año de la Juventud y el mes de las misiones, el 14 de octubre de 2018, en el palenque de la Feria del Caballo, se llevó a cabo el “Reencuentro de Generaciones y Comunidades”, organizado por LITHOS MISIONEROS, quienes desde hace más de 30 años se dedican a llevar retiros espirituales a todas partes de la República, buscando la conversión de los jóvenes y familias.

A este reencuentro acudieron familias completas de varias parroquias de la Diócesis de Texcoco, quienes a través de cantos, alabanzas, dinámicas, juegos y concursos se experimentaron la vida de fe de nuestra Iglesia. 

La conferencia central, sobre las redes sociales, la impartió el comunicador Roberto O’Farril, conductor del programa televisivo El Pulso de la Fe, quien planteó a los presentes que los mensajes negativos, hoy en día, se han instalado y difundido con enrome facilidad e interés de muchas personas a través de las redes sociales, causando efectos no deseados y degradantes en la sociedad. Como ejemplo mencionó la pornografía y la violencia: “Los niños y jóvenes son especialmente vulnerables a ser víctimas. La pornografía desprecia la sexualidad, pervierte las relaciones humanas, explota a los individuos –especialmente a las mujeres y a los niños– destruye matrimonios, destruye la vida familiar; favorece insalubres preocupaciones de la imaginación y el comportamiento”; y agregó que con este uso de las redes se promueve: 1) una moral permisiva, 2) el lucro, utilidad, dinero, vinculado con el crimen organizado y, 3) falsas argumentaciones libertarias, ya que hoy en el nombre de la tolerancia, se permiten propuestas que llevan a la sociedad a la degradación y decadencia moral. Y cuestionó a su auditorio: “¿qué vas a hacer tú? ¿Seguir siendo usado? o tomar el control y usar tú a este medio”. Lo importante “no es dejar de usarlas, si no usarlas para comunicar, compartir cosas que Dios te ha dado, cosas importantes... Comparte el amor y la alegría de Dios con los demás”.

Un momento especial se desarrolló ante el Santísimo Sacramento, en donde los asistentes fueron tocados en sus corazones a través de los testimonios que ahí se escucharon. 

Otro momento fuerte se vivió con el rezó del Santo Rosario misionero por todo el Continente. Por último llevó a cabo la Celebración Eucarística presidida por el Obispo de Texcoco, Juan Manuel Mancilla Sánchez, quien durante su homilía puntualizó: “Sean misioneros compasivos y misericordiosos… Vengo a orar por ustedes, por los jóvenes y las familias que necesitan tanto la oración”, y agregó, “sean misioneros compasivos y misericordiosos como el Padre, y sigan compartiendo su fe y el amor a sus hermanos”.

Quiénes Somos:

La Diócesis de Texcoco es una Iglesia misionera, que fiel a Cristo y presidida por su Obispo, integra a través de estructuras de comunión y participación a todos los bautizados y hombres de buena voluntad, que con la riqueza de sus dones y carismas, evangelizan y hacen presente el Reino de Dios.