Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
"Te doy gracias Señor, porque me has formado maravillosamente"
 
Texcoco, Estado de México, 24 de junio de 2019. En el marco de la Fiesta de san Juan Bautista,en la Catedral de la Inmaculada Concepción de la Diócesis de Texcoco, a las 11:00 hrs. se realizó la Celebración Eucarística presidida por Mons. Juan Manuel Mancilla Sánchez, Obispo de Texcoco, quien otorgó las Órdenes Sagradas del Diaconado y del Presbiterado.
 
La celebración fue concelebrada por Mons. Jorge Cuapio Bautista, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Tlalnepantla y parte del presbiterio diocesano. Antes de la celebración, los ordenandos realizaron su profesión de fe, y fueron bendecidas sus vestiduras y los objetos litúrgicos que los acompañarán y utilizarán en este ministerio. Por imposición de manos de Mons. Juan Manuel, ahora son diáconos: Víctor Contreras Hernández, Iván Fernández, Vladimir Gil del Ángel, Rubén Suárez Jordán, y hoy recibieron el orden del presbiterado: Alfredo Arreola Padilla, Miguel Ángel Cedillo Rodríguez, Daniel Márquez Escobar, Juan Carlos Padilla Rodríguez, Luis Ángel Valencia Molina.
 
Don Juan Manuel encomendó a los ordenados dar testimonio a imagen de Juan Bautista, los invito a imitar su espiritualidad,su modo de ser, de hablar, de vivir, su modo de insertarse en las comunidades, para que el pueblo de Dios diga: “Realmente la mano de Dios está en ustedes, realmente es Dios el que me habló, el que me corrigió, el que me entusiasmó, el que me tranquilizó, el que me perdonó, realmente es Dios el que se me acercó y me acarició, y eso, que ustedes lo lleven tan fuerte que crezcan en esa actitud de servicio a la mano de Dios, generosidad, fortaleza, así era el Bautista, creció físicamente, creció en generosidad, en fortaleza, en un gran amor y en gratuidad”, expresó.
 
GALERÍAS FOTOGRÁFICAS EN FACEBOOK
 
 

Quiénes Somos:

La Diócesis de Texcoco es una Iglesia misionera, que fiel a Cristo y presidida por su Obispo, integra a través de estructuras de comunión y participación a todos los bautizados y hombres de buena voluntad, que con la riqueza de sus dones y carismas, evangelizan y hacen presente el Reino de Dios.