Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

se llevó a cabo una reunión con estructuras parroquiales. Integrantes de los Consejos Parroquial de Pastoral y Equipos Parroquiales de Animación Pastoral de las comunidades: San Miguel Tocuila, San Felipe, Santa María Magdalena, San Cristóbal Nexquipayac, Granjas Ejidos de Tequisitlán, San Bartolomé Tequisistlán, San Francisco Acuexcocmac, Santa Isabel Ixtapan, San Salvador Atenco, se reunieron con Mons. Juan Manuel Mancilla Sánchez, Obispo de Texcoco, el Pbro. Erasto Pacheco Ramos, vicario de pastoral, con el fin de conocer el avance respecto de la implementación del Plan Diocesano de Pastoral en el decanato Atenco.

La reunión que fue coordinada por el decano, Pbro. Antelmo Barrios Palma, párroco del Divino Salvador, inició a las 5 de la tarde con la Lectio Divina, mediante la cual Mons. Juan Manuel exhortó a los asistentes a ser buenos trabajadores de la viña de Cristo y mencionó que la obra de Dios nunca la podrá acabar nadie. Los agentes de pastoral compartieron que en la mayoría de las parroquias del decanato hay EPAP Y CPP, además que todos están en un proceso de sectorización.

Por su parte, el Vicario de Pastoral, Erasto Pacheco Ramos mencionó que el Plan Pastoral no es mandato de la Diócesis, sino que es un trabajo de la Iglesia, y esto ayudará a acercar a los alejados. Invitó a los agentes a no quedarse dentro del templo sino salir a anunciar el Evangelio. Enseguida el Obispo mencionó que los EPAP´S y CPP´S, son equipos integrados por personas que tienen la confianza de su pastor. Por último enfatizó que cuando todos los católicos trabajemos por el beneficio de todos, en los diferentes contextos todo cambiará, ejemplificó: “Si todos los católicos sembramos un árbol  todo cambiaría”.

Quiénes Somos:

La Diócesis de Texcoco es una Iglesia misionera, que fiel a Cristo y presidida por su Obispo, integra a través de estructuras de comunión y participación a todos los bautizados y hombres de buena voluntad, que con la riqueza de sus dones y carismas, evangelizan y hacen presente el Reino de Dios.