San Luis Obispo, Huexotla, Texcoco, Méx. Del 25 al 28 del presente mes se llevó a cabo la festividad del Santo Jubileo, a la cual fueron invitados algunos sacerdotes que en otra época se desempeñaron como párrocos de esta comunidad, entre ellos el Pbro. Gabriel Flores Orihuela, el Pbro. Miguel Ángel Peralta Valverde, el Pbro. Conrado Cruz Cruz y Pbro. Bonifacio Padilla Zamora. También participó el Pbro. Edmundo Antonio Márquez Romero, decano de San Antonio quien concelebró la misa de clausura con el párroco actual el Pbro. José Bonifacio Márquez Pat.

El viernes 27 de enero, en la celebración matutina presidió el padre Bonifacio Padilla, quien dedicó la celebración a las familias, a los matrimonios y muy especialmente al Obispo de Texcoco, Mons. Juan Manuel Mancilla Sánchez por su cumpleaños. Se dirigió a su pueblo con mucho cariño y sencillez explicándoles qué es el Santo Jubileo, y porqué debemos estar preparados para vivirlo, es decir, estar en gracia, acercarse al sacramento de la confesión y comulgar, y así poder recibir a nuestro Señor en la Santa Eucaristía y alimentarnos de Él.

“Dios siempre permanece fiel porque es eterna su misericordia, Dios nos pide una fe auténtica y verdadera. Hombres y mujeres que se atrevan a sembrar la buena semilla; semilla del amor, del diálogo, Dios la hará germinar, solo hay que tener fe, esperanza y caridad” fueron las palabras del párroco.

“Id a la otra orilla”. “Hoy Cristo quiere darte la mano y salvarte de las dificultades” dijo el Padre Decano quien recientemente fue nombrado Director Espiritual de la Facultad de Filosofía, en el Seminario Nacional de Cristo Rey, ubicado en la comunidad de San Miguel Coatlinchán.

El último día del Santo Jubileo, también se realizó una procesión por las calles principales de la comunidad y al término de ésta, se llevó a cabo la Eucaristía.

Quiénes Somos:

La Diócesis de Texcoco es una Iglesia misionera, que fiel a Cristo y presidida por su Obispo, integra a través de estructuras de comunión y participación a todos los bautizados y hombres de buena voluntad, que con la riqueza de sus dones y carismas, evangelizan y hacen presente el Reino de Dios.