Descargar el documento en WORD

Descargar el documento en PDF

LECTIO DIVINA

COMISIÓN DIOCESANA DE ANIMACIÓN BÍBLICA

V Domingo de Pascua

14 de mayo de 2017

¨En la Diócesis de Texcoco, nos reconocemos, valoramos y aceptamos como personas para ser casa y escuela de comunión¨

 

ORACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

Señor Jesús, Tú eres el camino, la verdad y la vida, que nos conduce al Padre, te pedimos que nos envíes tu Santo Espíritu, para que nos haga mirar que Tú eres la manifestación plena y total del Padre, que está en medio de nosotros y por medio de esa manifestación te das a conocer como la Palabra viva y eterna del Padre en medio de nosotros. Amén.

  1. LECTURA DEL TEXTO BÍBLICO (Jn 14,1-12)

¿Qué dice el texto?

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "No pierdan la paz. Si creen en Dios, crean también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas habitaciones. Si no fuera así, yo se lo habría dicho a ustedes, porque ahora voy a prepararles un lugar. Cuando me haya ido y les haya preparado un lugar, volveré y los llevaré conmigo, para que donde yo esté, estén también ustedes. Y ya saben el camino para llegar al lugar a donde voy".

Entonces Tomás le dijo: "Señor, no sabemos a dónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?" Jesús le respondió: "Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie va al Padre si no es por mí. Si ustedes me conocen a mí, conocen también a mi Padre. Ya desde ahora lo conocen y lo han visto".

Le dijo Felipe: "Señor, muéstranos al Padre y eso nos basta". Jesús le replicó: "Felipe, tanto tiempo hace que estoy con ustedes, ¿y todavía no me conoces? Quien me ve a mí, ve al Padre. ¿Entonces por qué dices: 'Muéstranos al Padre'? ¿O no crees que yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí? Las palabras que yo les digo, no las digo por mi propia cuenta. Es el Padre, que permanece en mí, quien hace las obras. Créanme: yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. Si no me dan fe a mí, créanlo por las obras. Yo les aseguro: el que crea en mí, hará las obras que hago yo y las hará aún mayores, porque yo me voy al Padre". Palabra del Señor.

Pistas de reflexión

Contexto bíblico

En el capítulo 13, Jesús reunió a los discípulos juntos en el Cenáculo para la cena de Pascua. Los discípulos eran conscientes del conflicto de Jesús con las autoridades judías y del peligro que presentaba. Jesús comenzó lavando los pies de los discípulos, modelando el ministerio del siervo (13, 1-20). Luego predijo su traición y envió a Judas a la noche para hacer su traición. Finalmente habló de su glorificación, con la cual se refería a su muerte (13, 31-33), ordenó a los discípulos amarse unos a otros (13, 34-35), y predijo la negación de Pedro (13, 36-38). Ahora, para contrarrestar la oscuridad de la situación, Jesús se dirige a sus discípulos. En una noche en que la esperanza parece tenue, Jesús revela un futuro emocionante.

Más adelante, en el capítulo 15, Jesús hablará de sí mismo como la vid en la cual la rama debe permanecer si quiere dar fruto (15, 1-17), y advertirá a los discípulos que experimentarán el odio del mundo (15, 18 -27). En el capítulo 16, promete el don del Espíritu Santo (16: 4-15), que el dolor se convertirá en alegría (16: 16-24) - y que tendrán paz (16, 25-33). El capítulo 17 es la oración sacerdotal de Jesús en la que ora por sus discípulos. "Por lo que podemos decir, la cena continúa hasta el capítulo 17.

El autor de este Evangelio tiende a seguir un patrón: Algo sucede-seguido de discusión- seguido por la explicación de Jesús. En los capítulos 14-17, Jesús explica los acontecimientos que han de venir: la muerte, la resurrección y la ascensión de Jesús. El Discurso de Despedida interpreta así un acontecimiento antes de que suceda y, como tal, marca una variante decisiva en el estilo narrativo Juanico familiar.

Texto bíblico 

A) Jesús nos invita a la Morada de su Reino

“No pierdan la paz” (v. 1). Los discípulos tienen mucho de qué preocuparse. Pero Jesús a pesar del sufrimiento y la traición no pensaba en sí mismo, sino en sus discípulos. Físicamente Jesús ya no estaría con ellos, pues les había dicho varias veces que pronto volvería al Padre, pero en realidad siempre estaría con ellos: “Si creen en Dios, crean también en mí” (v. 1). Aunque está confrontando la muerte, Jesús no se enfoca en sus propios problemas, sino que consuela a sus discípulos. Su consejo en un momento de desastre inminente es la fe: “Creer en Dios” y también crean en mi”.

En la casa de mi Padre muchas habitaciones (moradas) (2 a). La frase, “En la casa de mi Padre,” es más personal y más abierta que la palabra “cielo.” La persona que tiene una relación cariñosa con su Padre disfruta de privilegios en la casa del padre que normalmente se negarían a los demás. El hogar de Jesús está en la casa del Padre, y promete que también será nuestro hogar. Esta palabra (oikos) (gr. οἶκος) significa una casa física (11, 31), pero también significa una familia (4, 53, “creyó él con toda su casa”; 8, 35, “el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí queda para siempre”.

Hay muchas Moradas, (μοναὶ), viene del griego moné (μονή), primeramente un estarse, quedarse; es decir, la palabra morada no solamente se refiere a un lugar donde se pueda morar, sino a la comunión con Dios. La palabra tiene los dos sentidos, pero en este contexto es primeramente un estarse o quedarse, y el otro sentido es que Jesús no solamente está preparando el hogar celestial, sino que en ese mismo tiempo estaba preparando lugar en el cual los apóstoles participarían en la obra del reino. Jesús no abandona a sus discípulos. Su muerte inminente es parte del plan de Dios, pero no es el acto final. Jesús volverá a reunir a sus discípulos pero, primero, preparará un lugar para ellos. Jesús prepara un lugar para nosotros en la casa del Padre. Lo hace con la alegría y la esperanza de que iremos allí. Y ahí nos concederá la vida eterna.

 B) Jesús el camino, la verdad y la vida

“Y saben el camino para llegar al lugar a dónde yo voy” (v. 4). Jesús les ha dicho a los discípulos el camino por el que va (8, 21-30; 10, 11; 12, 23-24). No se puede culpar a los discípulos por no comprender que su muerte será, al mismo tiempo, el camino por el que volverá al Padre y el camino por el que será glorificado. “Señor, no sabemos a dónde vas: ¿cómo, pues, podemos saber el camino?” (v. 5). Debemos admirar la pregunta de Tomás. Pero él no entiende el camino, y tiene el valor de pedir una clarificación. Tomás no comprende, pero está dispuesto a ser avergonzado y preguntar para poder comprender.

Jesús responde, “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida.” (v. 6). Jesús es “el camino.” Jesús no solo nos señala la dirección al Padre, sino que Él mismo es el camino. La palabra   camino era palabra llena de significado para el judío (Dt. 5, 32, 33; 31, 29; Is. 30, 21; 35, 8; Sal. 27, 11). En el Evangelio de San Juan, Jesús también se dice camino, (Gr. ὁδὸς, Jodós), Jn 14, 1-6. “Él es el camino,” sabemos que se refiere a que él es el único camino al Padre, pero eso no es todo lo que él nos está diciendo. La palabra hebrea para camino es (derej)   דֶּ֫רֶךְ   y es mencionada 590 veces en la Biblia como “camino” refiriéndose a los mandamientos de Dios.  En el libro de Hechos Lucas no habla del “cristianismo”, sino del Camino: después de entrar por Cristo, la Puerta, debemos andar en El, el Camino (Hech. 9, 2; 18, 26; 19, 9, 23; 22, 4; 24, 14, 22).

Jesús es “la verdad.” La verdad nos libera (8, 32). Jesús es la verdad (Gr. ἀλήθεια, verdad”), significa que el no esconde nada es transparente lleno de gracia y de verdad. Esta palabra en hebreo es אֱמֶת (emet) y es interesante notar que esta palabra tiene la primera, la del medio y la última letra del alfabeto Hebreo. ¿Por qué? Porque toda la Palabra del Señor, es decir en todos los libros de la Biblia encontramos la verdad, la Palabra Santa del Señor.

Él es “la vida.” Para el pueblo judío, el Torah era el libro de vida. La palabra Hebrea para vida es jayá (חיא). La primera vez que esta palabra es mencionada la encontramos en el libro de Génesis 2,7 cuando el Señor sopla el aliento de vida al hombre y el hombre se convierte en un ser viviente. Ahora veamos cuál es ese aliento del Señor que es vida. Jesús se convierte en el que da vida. Dice, “He venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” (10,11). La vida (ζωή, Zoe) es comunión con Dios y la muerte es separación de Dios. Cristo es la vida y, por eso, ha resuelto el problema de la vida. Él ha venido para que tengamos vida y vida en abundancia.

 C) Jesús el gran revelador del Padre

Felipe le dice: “Muéstranos el Padre, y eso nos basta” (v. 8). Y dice Jesús: “El que me ha visto, ha visto al Padre” (v. 9). “¿No crees que yo estoy en el Padre, y el Padre en mí?” (v. 10)  Esto solo se comprende si Felipe tiene claro quién es Jesús y por eso Jesús trata de clarificar. “Las palabras que yo les hablo, no las hablo de mí mismo: más el Padre que está en mí, él hace las obras” (v. 10). Felipe quería ver al Padre con sus propios ojos, pero no entendía todavía que Jesucristo era la perfecta revelación del Padre.

Las palabras de Jesús no eran las de un mero hombre, sino las palabras de Dios. Jesús no enseñó aparte o independientemente del Padre, (5, 30; 7, 17, 28; 8, 28, 42; 10, 18; 12, 49), sino que sus palabras eran precisamente las palabras del Padre. Muchas veces Jesús les dice a sus discípulos su perfecta unidad con el Padre, en sus enseñanzas y en sus obras. El Padre y el Hijo son uno (10, 30) en esencia, en propósito y en obra y, por eso, las palabras y las obras de Jesús no eran simplemente semejantes a las palabras y las obras del Padre, sino que eran en realidad las mismas palabras y obras del Padre.

“Créanme que yo estoy en el Padre, y el Padre en mí” (v. 11). Jesús hace dos grandes promesas aquí. Primero, “El que en mí cree, las obras que yo hago también él las hará; y mayores que éstas hará” (v. 12). Dada la magnitud de las señales que Jesús ha demostrado (capítulos 2-11), esta promesa es asombrosa. Sus discípulos irán por todo el mundo, con el poder del Espíritu Santo a llevar la Buena Noticia.

Preguntas para la lectura:

  • ¿Qué le dice Jesús a sus discípulos?
  • ¿A dónde se va Jesús?
  • ¿Qué le dice Tomás a Jesús?
  • ¿Qué le responde Jesús?
  • ¿Qué le dice Felipe a Jesús?
  • ¿Qué le responde Jesús?
  1. MEDITACIÓN (Qué me dice la Palabra de Dios)

Que resuene en tu interior la queja de Jesús: Llevo tanto tiempo que estoy con ustedes, ¿y todavía no me conocen?

No basta con tener ciertos sentimientos religiosos de decir que creemos en Dios, si no hacemos lo que Él nos pide, ¿En qué me hace reflexionar esto?

Si Jesús dice que Él, es el camino, la verdad y la vida, ¿en qué me anima, que me dice de mi convencimiento de entrega total a Jesús? ¿Imito las virtudes de Jesús, como camino, verdad y vida? 

  1. ORACIÓN: ¿Qué le respondo al Señor? ¿Qué le decimos?

Gracias, Señor porque Tú eres el camino, la verdad y la vida, que nos conduces al amor del Padre, gracias por todos los momentos de alegría y felicidad que nos regalas en nuestros hogares, en nuestras comunidades, y más cuando te haces presente en medio de nosotros por tu Palabra y por medio de la Eucaristía. Por eso te damos gracias. Gracias Señor, gracias Señor.

Te pedimos perdón por las veces que hemos dudado de Ti, como el enviado de Dios, cuando no sabemos reconocer que Tú estás en medio de nosotros en las adversidades y dificultades. Por las veces que no hemos dado testimonio que Tú eres la vida que nos ilumina y alienta, por eso te pedimos perdón. Perdón Señor, perdón Señor. 

  1. CONTEMPLACIÓN: ¿Cómo interiorizo el mensaje? ¿Cómo interiorizamos el mensaje?
  • A Jesús, que te invita a caminar con Él, a dejarte impactar por su Verdad, a saborear su misma Vida.
  • A los hermanos que tienen dudas en su interior y que buscan a alguien que les enseñe el camino, la verdad y la vida.
  • Contempla a los discípulos en sus dudas, capaces de cuestionar a Jesús, pero también capaces de reconocerlo como el Mesías de Dios.
  1. ACCIÓN: ¿A qué me comprometo? ¿A qué nos comprometemos?

 La intención general del apostolado de la oración del Papa para el mes mayo es:

Por la evangelización: Cristianos de África, testigos de la paz.

Por los cristianos de África, para que den un testimonio profético de reconciliación, de justicia y paz, imitando a Jesús Misericordioso.

Intención personal: Que haga el propósito de ser camino para el hermano que está a mi lado, que con mi vida sea transmisor de verdad y vida en mi hogar.

Intención comunitaria: Que al igual que los discípulos tuvieron dudas acerca de Jesús, y también a los discípulos de nuestras comunidades les surgen dudas en su interior, que yo sea capaz de iluminar y ayudarles a buscar la verdad, poniendo a Jesús en medio de sus corazones.

 

Quiénes Somos:

La Diócesis de Texcoco es una Iglesia misionera, que fiel a Cristo y presidida por su Obispo, integra a través de estructuras de comunión y participación a todos los bautizados y hombres de buena voluntad, que con la riqueza de sus dones y carismas, evangelizan y hacen presente el Reino de Dios.