Descargar el documento en WORD

Descargar el documento en PDF

LECTIO DIVINA

DOMINGO XXIV TIEMPO ORDINARIO

17 de septiembre de 2017

¨En la Diócesis de Texcoco, nos reconocemos, valoramos y aceptamos como personas para ser casa y escuela de comunión¨

ORACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

Señor, te pedimos que nos envíes tu Santo Espíritu, para que nos transforme y nos ayude a ser capaces de ver que la reconciliación es muy importante, que nos hace crecer como hermanos y nos ayuda a formar un mundo más humano y fraterno, y que por medio de la Palabra nos vaya transformando en una comunidad de vida y amor. Todo esto te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén. 

  1. LECTURA DEL TEXTO BÍBLICO (Mt 18,21-35)

¿Qué dice el texto?

En aquel tiempo, Pedro se acercó a Jesús y le preguntó: “Si mi hermano me ofende, ¿cuántas veces tengo que perdonarlo? ¿Hasta siete veces? Jesús le contestó: “No solo hasta siete, sino hasta setenta veces siete”.

Entonces Jesús les dijo: “El Reino de los cielos es semejante a un rey que quiso ajustar cuentas con sus servidores. El primero que le presentaron le debía muchos millones. Como no tenía con qué pagar, el señor mando que lo vendieran a él, a su mujer, a sus hijos y a todas sus posesiones, para saldar la deuda, para saldar la deuda. El servidor, arrojándose a sus pies, le suplicaba, diciendo: “Ten paciencia conmigo y te lo pagaré todo”. El rey tuvo lastima de aquel servidor, lo soltó y hasta la perdonó la deuda.

Pero, apenas había salido aquel servidor, se encontró con uno de sus compañeros, que le debía poco dinero. Entonces lo agarró por el cuello y casi lo estrangulaba, mientras le decía: “Págame lo que me debes”. El compañero se le arrodillo y le rogaba: “Ten paciencia conmigo y te lo pagaré todo”. Pero el otro no quiso escucharlo, sino que se fue y lo metió en la cárcel hasta que le pagara la deuda.

Al ver lo ocurrido, sus compañeros se llenaron de indignación y fueron a contar al rey lo sucedido. Entonces el señor lo llamó y le dijo: “Siervo malvado. Te perdoné toda aquella deuda porque me lo suplicaste. ¿No debías tú también haber tenido compasión de tu compañero, como yo tuve compasión de ti?” Y el señor encolerizado, lo entregó a los verdugos, lo entregó a los verdugos para que no lo soltaran hasta que pagara lo que debía. 

Pues lo mismo hará mi Padre celestial con ustedes si cada cual no perdona de corazón a su hermano”. Palabra del Señor.

Pistas de reflexión

Contexto bíblico

Este es un texto difícil porque demanda demasiado. Nos ayudará ver el texto en su contexto, que lo suaviza un poco pero solamente un poco. El capítulo comienza con los discípulos preguntando quién es el mayor en el reino de los cielos (versículos 1-6). Jesús pone a un niño en medio de ellos y les dice: “Cualquiera que se haga pequeño como este niño, éste es el mayor en el reino de los cielos.” Jesús continúa y les dice que sería mejor para nosotros ahogarnos en la profundidad del mar que hacer tropezar a uno de esos pequeñitos. Jesús está realmente preocupado por las personas más vulnerables, y nos llama para que compartamos su preocupación.

Luego Jesús ofrece una guía detallada con respecto a cómo solucionar los conflictos en la Iglesia (versículos 15-20). El objetivo es la reconciliación, y nuestra obligación es ir hacia la reconciliación incluso con el gran costo de tiempo y energía que esto requiere. La pena es severa para aquellos que rehúsan responder al proceso de reconciliación, pero el proceso no está diseñado para castigar, sino para abrir los ojos a los ofensores a la seriedad de su ofensa; y a traerlo o traerla otra vez al redil. El elemento común en estas porciones del capítulo 18, es que estas nos llaman a deshacernos de la calculadora cuando se trata de relaciones interpersonales.

Nuestro texto para este domingo es sobre el perdón. Es una palabra difícil de escuchar, porque encontramos que el perdón es difícil, tanto recibirlo como darlo. Sin embargo, también es una palabra de suma importancia, porque recibir y dar perdón es central a nuestra fe. San Mateo sigue con la instrucción sobre cómo comportarse con los hermanos dentro de la comunidad. Sin perdón mutuo sería imposible cualquier clase de comunidad. El perdón no es más que una de las manifestaciones del amor y está en conexión directa con el amor al enemigo. Entre los seres humanos es impensable un verdadero amor que no lleve implícito el perdón. Dejaríamos de ser humanos si pudiéramos eliminar la posibilidad de fallar.

Texto bíblico

 A) ¿Cuántas veces tengo que perdonar?

La pregunta de Pedro vuelve a los versículos 15-20, donde Jesús da un detallado procedimiento para efectuar la reconciliación cuando un cristiano o cristiana peca. San Pedro está enunciando un asunto práctico: ¿Qué tan lejos deben ir los discípulos con respecto al perdón?

“Señor, ¿cuántas veces tengo que perdonar a mi hermano?” (gr. Ὁ ἀδελφός μου, ho adelphos mou, literalmente “mi hermano”). En muchos otros lados, Jesús lidia con las relaciones fuera de la Iglesia (“Mas yo les digo: Amen a sus enemigos” 5, 44), pero en este pasaje trata sobre perdonar a nuestros hermanos y hermanas cristianos.

En la versión de Lucas de esta historia, Jesús dice, “Si peca tu hermano, repréndelo; y si se arrepiente, perdónalo. Y si siete veces al día peca contra ti, y siete veces al día se volviera a ti, diciendo, perdóname, perdónale.” (Lc 17, 3-4). En esa versión el perdón es condicional al arrepentimiento. En la versión de san Mateo, Jesús no menciona el arrepentimiento. Sin embargo, los versículos 15-20 claramente requieren el arrepentimiento y un cambio en la conducta si el pecador ha de continuar en la Iglesia, y la parábola que Jesús usa para ilustrar el perdón (versículos 23-35) es una historia de dos deudores cuya súplica por misericordia constituye un tipo de arrepentimiento. Es justo decir que aquí estamos lidiando con un pecador arrepentido.

En vez de escuchar la respuesta de Jesús, Pedro propone la suya: “¿Hasta siete?” Siete veces es algo generoso. La norma rabínica era tres, basados en Amós 1-2: “Por tres pecados de Damasco, y por el cuarto, no desviaré su castigo,” una frase repetida varias veces en esos dos capítulos. La idea es que Dios perdona tres pecados y castiga el cuarto. Pedro siente que Jesús quiere que sus discípulos vayan todavía más allá de eso, así que lo eleva al doble y una más para tener una buena medida.

El siete también es un número santo para el pueblo judío que simboliza la perfección, totalidad, abundancia, descanso, y completamiento. Tiene asomos de infinitud; por ejemplo, los siete días de la semana constituyen un ciclo interminable; así que la propuesta de Pedro puede ser todavía más generosa de lo que puede parecer a primera vista.

La respuesta de Jesús arruina la cuidadosa construcción de Pedro. “No te digo hasta siete, más aun hasta setenta veces siete.” El griego, ἑβδομηκοντάκις ἑπτά, hebdomekontakis hepta es ambiguo, y puede significar setenta y siete o setenta veces siete. Sin hacer caso de esto, Jesús no nos está invitando a llevar cuidadosos registros de las veces que perdonamos, sino que está colocando una norma que hace que llevar esos registros sea poco práctico. Jesús no nos está dando una lección de matemáticas, sino una lección sobre la gracia. Jesús propone algo completamente diferente. Setenta veces siete es cuatro cientos noventa veces: podemos hacer esa multiplicación en nuestra cabeza. Pero (lo que Jesús propone) es aritmética celestial: Debemos hacerlo en nuestros corazones.

El número siete y setenta y siete pueden tener sus raíces en Génesis 4. Ahí Dios pronuncia un castigo septuplicado para cualquiera que mate a Caín (v. 15), y Lamec lo extiende hasta setenta veces siete para cualquiera que quiera matarlo a él (v. 24). Si los números siete y setenta y siete en Mateo 18 verdaderamente se derivan de Génesis 4, estos proveen un giro irónico. En Génesis, los números se refieren a la venganza, y en Mateo, se refieren al perdón.

 B) Lo soltó y le perdonó la deuda

Jesús refuerza este pronunciamiento con esta parábola. Debemos ser cuidadosos. Esta parábola no es una alegoría, y distorsionaríamos el significado de Jesús si presionamos demasiado los detalles. Por ejemplo, el rey representa a Dios, pero algo de su conducta es decir, la orden de vender a la esposa y los hijos no es para nada congruente con el carácter de Dios. La deuda diez mil talentos es una medida más allá de cualquier medida, como nuestra palabra de “muchos millones”.

Que baste decir que la deuda es inimaginablemente grande. No importa si es un talento, o mil, o diez mil. Ningún esclavo tiene la esperanza de pagar ninguna de esas cantidades. Cuando uno está con una espada colgando del techo sobre su cabeza, no importa si la altura es cientos de metros o miles. ¡Ambas son igualmente mortales!

En este Evangelio, Jesús también iguala el pecado con la deuda en el Padre nuestro. “Y perdónanos nuestras deudas (Gr. ὀ φειλήματα, oheilemata, algo que se adeuda), como también nosotros perdonamos a nuestros deudores” (6:12).

El rey ordena que el esclavo sea vendido, y lo mismo su esposa y sus hijos, una práctica bastante común en ese tiempo, pero no solamente entre los judíos. La ganancia de la venta sería aplicada a la deuda. En el caso de una deuda más modesta, los parientes y amigos podrían haber recolectado dinero para redimir al deudor, pero eso no sería posible con una deuda tan grande.

La respuesta del esclavo es interesante. “Ten paciencia conmigo y yo te lo pagaré todo”. Es un desesperado intento de agarrarse de unos hilitos. El esclavo seguramente sabe que la deuda es impagable, pero está apostando para obtener algo de tiempo. Cada día de libertad es un día menos de miseria y quién sabe: el rey podría cambiar de opinión, o el rey podría morir, o algún inesperado evento podría redimir la situación. La situación es desesperada, pero ¿quién puede culpar al esclavo por tener esperanza? 

“Movido de misericordia (Gr. σπλαγχνισθεὶς, splanchnistheis, un profundo sentimiento visceral de compasión) el señor de aquel siervo le soltó y le perdonó la deuda.” El milagro ocurre. El rey va más lejos de lo que el esclavo ha pedido. Le concede, no solamente un poco más de tiempo, sino el perdón de la gran deuda.

 C) Y lo metió en la cárcel

La deuda de cien denarios es infinitesimal comparada con la deuda de diez mil talentos, pero se convierte en muy significativa cuando se requiere el pago inmediato. Cien denarios representan el salario de cien días de una persona (Mt 20, 2 donde un denario es el salario de un día) y qué trabajador tiene esa cantidad de dinero en efectivo disponible de inmediato.

No podemos imaginarnos la falta de compasión del primer esclavo, dado su reciente y casi imposible escape, pero debemos tener en cuenta que esta es una historia en la que toda la trama es exagerada para producir un efecto. El punto central es el dramático contraste entre la deuda grande y la pequeña, y entre la compasión del rey y la falta de compasión del primer esclavo. El rey, aunque es un hombre que enfrenta grandes asuntos, fue capaz de identificarse con la situación de desesperación del primer esclavo y estuvo dispuesto a hacer concesiones para remediarlo. Ese esclavo, irónicamente, solamente fue capaz de ver la pequeña deuda que se le debía y no estuvo dispuesto a hacer ninguna concesión. La súplica del segundo esclavo en el versículo 29 es casi una copia de la súplica del primer esclavo en el versículo 26, pero el primer esclavo se rehúsa a escucharla.

 D) Lo entregó a los verdugos

Los compañeros, “se entristecieron mucho” (Gr. λυπέω, lupeo, llenos de tristeza), y reportan la injusticia al señor (Gr. Κύριος, kyrios, una palabra frecuentemente usada para Jesús como Señor). Mientras que los compañeros sienten pena por el hombre que fue injustamente encarcelado, el rey está enojado y ordena que el primer esclavo sea entregado “a los verdugos, hasta que pagase todo lo que debía.” Si antes nos preguntamos si la ética de Jesús del perdón dejaba espacio para el ajuste de cuentas, este versículo nos asegura que sí lo hace. “¿No te convenía también a ti tener misericordia de tu compañero, como también yo tuve misericordia de ti?”

Disfrutamos de la salvación por la gracia de Dios, pero esta parábola nos advierte que Dios espera que nosotros manifestemos, al menos, una mínima porción de esto en nuestra relación con otras personas. El rey ve como necesario que el hombre perdonado actúe como alguien perdonado, es decir perdonando a otros. Esta parábola nos habla de la gracia gratuita, no de la gracia barata. 

E) Así también mi Padre Celestial hará con ustedes

De pronto Jesús ya no está contando una historia sobre un rey distante, sino que le habla directamente a sus discípulos, y a nosotros. Está repitiendo su advertencia del Sermón del Monte “Mas si no perdonan a los hombres sus ofensas, tampoco nuestro Padre les perdonará sus ofensas” (6, 15). Solamente la gratitud por ser perdonados hace posible para nosotros perdonar a otros de corazón.

Si perdonamos a nuestro hermano o hermana de corazón, ¿cómo podemos continuar llevando cuentas para después justificar el desquitarnos? Si perdonamos a nuestro hermano de corazón, ¿cómo podemos proclamar que perdonamos pero que no olvidamos? Si perdonamos a nuestro hermano de corazón, ¿cómo podemos demandar restitución por aquello que hemos perdonado?

La mejor manera de convencerme de que Dios me ha perdonado, es descubrir que aquellos a quienes ofendí me han perdonado. Sólo cuando estoy convencido de que Dios y los demás me han perdonado, estaré dispuesto a perdonarme a mí mismo y recuperaré la paz interior, imprescindible para poder seguir adelante.

Preguntas para la lectura

  • ¿Qué le pregunta Pedro a Jesús?
  • ¿Qué le contestó Jesús?
  • ¿Qué quería hacer el rey con el que le debía muchos millones?
  • ¿Qué le suplicaba el siervo al rey?
  • ¿Qué hizo el siervo malvado del que le debía poco dinero?
  • ¿Qué hará el Padre celestial con el que no perdona de corazón?
  1. MEDITACIÓN (Qué me dice la Palabra de Dios)

¿Cómo me planteo y practico el amor y el perdón al prójimo? ¿Sigo los criterios de la sociedad, que me empuja al desquite y a la venganza? ¿Me siente más cobarde, si tomo la actitud de perdonar? Cuando pido perdón al Señor, sobre todo en el sacramento de la confesión, ¿agradezco al Padre el perdón que me da gratuitamente? ¿Siento que Él me perdona del todo y sin condiciones? O ¿todavía dudo de que Dios me perdone?

  1. ORACIÓN: ¿Qué le respondo al Señor? ¿Qué le decimos?

Gracias, Señor, porque por medio del perdón nos regalas alegría y restituyes a nuestros amigos que vuelvan a nosotros, por lo mementos que nos regalas de perdón y nos das la satisfacción de sentirnos amados por nuestros hermanos. Por eso te damos gracias Señor. Gracias Señor, gracias Señor.

Te pedimos perdón por las veces que guardamos rencor en nuestro corazón, que no sabemos perdonar a nuestros hermanos, por las ocasiones que hemos sido jueces de la vida de los hermanos. Perdón Señor, perdón Señor.

  1. CONTEMPLACIÓN: ¿Cómo interiorizo el mensaje? ¿Cómo interiorizamos el mensaje?
  • A Jesús, que es un rey misericordioso, a las personas que les cuesta trabajo, perdonar, pero perdonan pero no olvidan.
  • Al Padre Celestial que nos mira con ojos de amor y misericordia.
  • A los discípulos que no comprenden el sentido de la misericordia.
  1. ACCIÓN: ¿A qué me comprometo? ¿A qué nos comprometemos?

La intención general del apostolado de la oración del Papa para el mes de septiembre es:

Por la evangelización: Parroquias al servicio de la misión

“Por nuestras parroquias, para que, animadas por el espíritu misionero, sean lugares de transmisión de la fe y testimonio de la caridad.”

Intención personal: Trataré de ser instrumento de misericordia y amor primero conmigo mismo y luego con los demás, buscando siempre caminos de justicia y libertad.

Intención comunitaria: Que en mis comunidades les ayude a comprender el sentido del perdón y que esto me lleve a compartir con mis hermanos la grandeza de ser hijos y que somos miembros de una misma comunidad.

Quiénes Somos:

La Diócesis de Texcoco es una Iglesia misionera, que fiel a Cristo y presidida por su Obispo, integra a través de estructuras de comunión y participación a todos los bautizados y hombres de buena voluntad, que con la riqueza de sus dones y carismas, evangelizan y hacen presente el Reino de Dios.