Descargar el documento en WORD

Descargar el documento en PDF

 

LECTIO DIVINA

DOMINGO XXXIII TIEMPO ORDINARIO

19 de noviembre de 2017

¨En la Diócesis de Texcoco, nos reconocemos, valoramos y aceptamos como personas para ser casa y escuela de comunión¨

ORACIÓN AL ESPÍRITU SANTO 

Señor, Tú que nos regalas tus dones para ponerlo al servicio de los demás y nos das la capacidad para multiplicarlos, te pedimos que nos envíes tu Espíritu Santo para que nos ayude y nos dé fortaleza para seguir trabajando, llevando tu Reino hacia a los demás, principalmente a los más alejados. Todo esto te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

  1. LECTURA DEL TEXTO BÍBLICO (Mt 25, 14-30)

¿Qué dice el texto?

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos esta parábola: "El Reino de los cielos se parece también a un hombre que iba a salir de viaje a tierras lejanas; llamó a sus servidores de confianza y les encargó sus bienes. A uno le dio cinco millones; (τάλαντα, talentos) a otro, dos; y a un tercero, uno, según la capacidad de cada uno, y luego se fue.

El que recibió cinco millones fue enseguida a negociar con ellos y ganó otros cinco. El que recibió dos hizo lo mismo y ganó otros dos. En cambio, el que recibió un millón hizo un hoyo en la tierra y allí escondió el dinero de su señor. Después de mucho tiempo regresó aquel hombre y llamó a cuentas a sus servidores.

Se acercó el que había recibido cinco millones y le presentó otros cinco, diciendo: 'Señor, cinco millones me dejaste; aquí tienes otros cinco, que con ellos he ganado'. Su señor le dijo: 'Te felicito, siervo bueno y fiel. Puesto que has sido fiel en cosas de poco valor, te confiaré cosas de mucho valor. Entra a tomar parte en la alegría de tu señor'. Se acercó luego el que había recibido dos millones y le dijo: 'Señor, dos millones me dejaste; aquí tienes otros dos, que con ellos he ganado'. Su señor le dijo: 'Te felicito, siervo bueno y fiel. Puesto que has sido fiel en cosas de poco valor, te confiaré cosas de mucho valor. Entra a tomar parte en la alegría de tu señor'.

Finalmente, se acercó el que había recibido un millón y le dijo: 'Señor, yo sabía que eres un hombre duro, que quieres cosechar lo que no has plantado y recoger lo que no has sembrado. Por eso tuve miedo y fui a esconder tu millón bajo tierra. Aquí tienes lo tuyo'.

El señor le respondió: 'Siervo malo y perezoso. Sabías que cosecho lo que no he plantado y recojo lo que no he sembrado. ¿Por qué, entonces, no pusiste mi dinero en el banco para que, a mi regreso, lo recibiera yo con intereses? Quítenle el millón y dénselo al que tiene diez. Pues al que tiene se le dará y le sobrará; pero al que tiene poco, se le quitará aun eso poco que tiene. Y a este hombre inútil, échenlo fuera, a las tinieblas. Allí será el llanto y la desesperación' ". Palabra del Señor.

Pistas de reflexión

Contexto bíblico

Dado el tiempo del año, el de las campañas financieras el predicador estará tentado a convertir esta parábola en un sermón de mayordomía que enfatizará usar nuestros dones (dinero, tiempo, y talento) para el servicio de Dios. El verdadero énfasis de esta parábola, sin embargo, no es la mayordomía del dinero sino del Evangelio.

El Evangelio de este domingo es la parábola de los talentos. Por desgracia en el pasado el significado de esta parábola ha sido habitualmente tergiversado, o al menos muy reducido. Cuando escuchamos hablar de los talentos, pensamos en seguida en las dotes naturales de inteligencia, belleza, fuerza, capacidades artísticas. El uso no es del todo equivocado, pero sí secundario. Jesús no pretendía hablar de la obligación de desarrollar las dotes naturales de cada uno, sino de hacer fructificar los dones espirituales recibidos de él. A desarrollar las dotes naturales, ya nos empuja la naturaleza, la ambición, la sed de ganancia. A veces, al contrario, es necesario poner freno a esta tendencia de hacer valer los talentos propios porque puede convertirse fácilmente en afán por hacer carrera y por imponerse a los demás.

Los talentos de los que habla Jesús son la Palabra de Dios, la fe, en una palabra, el reino que ha anunciado. En este sentido la parábola de los talentos conecta con la de los sembrados. A la suerte diversa de la semilla que él ha echado -que en algunos casos produce el sesenta por ciento, en otros en cambio se queda entre las espinas, o se lo comen los pájaros del cielo-, corresponde aquí la diferente ganancia realizada con los talentos. Los capítulos 24-25 constituyen el Discurso Escatológico (fin de los tiempos) de Jesús. El lugar es el templo, y el tiempo es la Semana Santa, entre el domingo de ramos y el jueves santo.

Texto bíblico

A) A CADA UNO LE DIO SEGÚN SU CAPACIDAD

La palabra griega δούλους, doulos, se puede traducir como esclavo o siervo, y puede reflejar ya sea un servicio involuntario (esclavo) o voluntario (siervo). Éste claramente es un servicio voluntario, no de esclavo. Un hombre se va de viaje. Tengan en mente: que Jesús ahora se está preparando para morir, para irse. La narración de la pasión comienza en el siguiente capítulo con el complot para matar a Jesús (26:1-5) y su ungimiento en Betania (26:6-13). Que esta parábola está inmersa en el Discurso Escatológico de Jesús, en que está alertando a prepararse para su regreso.

El señor llama a sus siervos, y les confía sus bienes: cinco talentos al primero, dos talentos al segundo, y un talento al tercero “a cada uno conforme a su facultad; δύναμιν, dinamin (habilidad) y luego se partió lejos.” El señor exhibe gran confianza al dejarlos en libertad para que aprovechen las oportunidades tal como éstas se vayan presentando. Todavía más, trata a cada uno de ellos como individuos, otorgándoles recursos conforme a sus habilidades. El señor no abruma al siervo con un talento colocando responsabilidades que estuvieran más allá de sus habilidades.

Los estudiosos estiman el valor de un talento de diferentes maneras. Un talento era, primero, una medida de peso, “la medida de peso mayor en el sistema hebreo. El talento era usado para pesar oro, plata (1 Re. 20, 39), acero (1 Cor. 29, 7), bronce (Ex. 38, 29) y muchas otras mercancías. El talento común pesaba cerca de 3,000 ciclos o todo el peso que un hombre pudiera cargar. El valor preciso del talento es menos importante, lo que en realidad es importante es que es una gran suma de dinero, “un montón” para decirlo así. Incluso el siervo al que se le da un solo talento recibe un tesoro bastante sustancial.

B) MÁS EL QUE RECIBIÓ UN TALENTO

El siervo que recibió cinco talentos fue a trabajar inmediatamente. Aquí encontramos un sentido de entusiasmo. Está emocionado porque se le confía con un gran tesoro, con hacer algo positivo, con probarse a sí mismo. Puso sus cinco talentos a trabajar, y gana cinco talentos más.

En el griego, la palabra εὐθέως, eutheos, “al momento” o “inmediatamente”, o es la última palabra del versículo 15, o es la primera del 16. Si la contamos como parte del versículo 15, significa que el señor se fue inmediatamente. Si la ponemos en el inicio del versículo 16, significa que el siervo que recibió los cinco talentos salió inmediatamente para poner su dinero a trabajar. Mientras que se puede poner la palabra en ambas posiciones, incluir eutheos en el versículo 16 está más de acuerdo con el contexto. Al ser la primera palabra de una oración, lleva un peso especial porque enfatiza algo.

La palabra griega ἐκέρδησεν, ekerdesen, de kerdaino (ganar, obtener), se usa antes en este Evangelio para hablar de volver a ganar a un cristiano infiel (18:15). Es apropiado pensar que en esta parábola se enfatiza la proclamación del evangelio para ganar personas para Cristo, o para volver a ganar a un discípulo errante. Jesús nos dice que no hacer esto, esconder la lámpara debajo de un almud, es algo que no tiene sentido absolutamente (5, 15). Esta parábola nos dice que es peligroso. El siervo que recibió dos talentos hace lo mismo que el siervo de los cinco talentos: responde con entusiasmo, usa su iniciativa, sale inmediatamente, trabaja, y hace (gana) dos talentos más.

El siervo que recibió un talento, sin embargo, cava un hoyo y entierra el dinero del señor, que es una manera aceptable de proteger el dinero. De acuerdo con la ley rabínica, la persona que entierra el dinero en un lugar secreto no puede ser responsable por su pérdida. Es una manera conservadora, pero segura de invertir el dinero. Excepto que no tiene perspectivas de crecimiento.

El más intrigante comentario sobe este texto es el que ve el lado crítico de Jesús (o de Mateo) echando una mirada a la comunidad de Qumram que se fueron a la soledad del desierto, hicieron cuevas para su comunidad, y se escondieron, junto con sus dones, del mundo. Tal vez también puede tenerse en cuenta al fariseísmo porque: ‘se fue” puede indicar el separatismo del fariseísmo; ‘cavaron un hoyo’, indicaría su preocupación con vivir vidas seguras; y que se ‘escondieron’ señalaría a su puritano deseo de tratar de evitar contaminarse con los pecadores. Decir que para Jesús los que se dedican a la contemplación no tienen utilidad va demasiado lejos, Jesús claramente llama a algunas personas a un ministerio de oración y meditación pero esta parábola celebra un ministerio activo, progresista, que toma riesgos, que está involucrado en el mundo. Y no estar escondido en la realidad.

C) DESPUÉS DE MUCHO TIEMPO REGRESO AQUEL HOMBRE

“Y después de mucho tiempo…” Mateo es muy consciente del retraso del regreso de Jesús, y este versículo seguramente alude a ese retraso. Ha sido mucho tiempo y, por supuesto, será mucho más. Sin embargo, en esta parábola, el señor regresa, y al hacerlo pide cuentas. Esta parábola mantiene la promesa de que Jesús no se retrasará para siempre, sino que regresará para recompensar a los fieles. También hay, por supuesto, la correspondiente advertencia en esta parábola: Jesús castigará a los infieles. La palabra que se traduce como “señor” en estos versículos es κύριος, kyrios, Señor; un título que en el contexto del Evangelio adquiere un significado cristológico cuando se aplica a Jesús. El Señor-Amo recompensa a los siervos con cinco y dos talentos de tres diferentes maneras:

Primero, los declara “buenos y fieles”. Mientras que esto puede parecer algo insignificante, podemos creer que probablemente por el resto de sus vidas estos siervos recordarán estas palabras con cariño.  Segundo, les da mayores responsabilidades, algo así como un ascenso. Nosotros podríamos preferir que les permitiera retirarse, pero en vez de eso aumenta su carga de trabajo. El servicio, y no el retiro, es la meta del discipulado cristiano. Tercero, les dice “Entra en el gozo de tu señor” (vv. 21, 23). Esto probablemente nos lleva más allá del contexto de la parábola a la expectativa cristiana con respecto al banquete de victoria del Mesías.

 D) SIERVO MALO Y PEREZOSO

El siervo con un talento se dirige al señor en un tono apologético, defensivo, dejando claro que entiende su fracaso. Espera que, si puede ayudar al señor a entender las razones de su fracaso, entonces podrá escapar del castigo. Le explica que sabía que el señor era un hombre duro, segando donde no sembró. Eso nos sorprende, porque el señor es generoso. Les confió a los siervos una fortuna y les permitió gran libertad para usarla. Alabó y recompensó a los dos primeros siervos. Nos preguntamos por qué el siervo con un talento siente que el señor es duro, y por qué esa dureza no salió a la luz antes. La respuesta, por supuesto, es que esta caracterización es injusta. El señor, al encontrar un servicio fiel, va más allá de ser justo y llega hasta la generosidad.

El siervo con un talento ha evaluado correctamente que el señor es capaz de un juicio duro. En este caso, el señor llama “malo y perezoso” al siervo que tenía un solo talento y luego, usando las mismas palabras del siervo, lo condena. El señor critica al siervo por fallar incluso en invertir el dinero en un banco para que se ganaran interés aunque fuera para una pequeña ganancia. Entonces le quita el dinero a ese siervo y lo echa “en las tinieblas de afuera; allí será el llanto y la desesperación” (v. 30).

El siervo con un talento, sin embargo, actuó por miedo. No siente afecto por el señor, está preocupado solamente con su propia seguridad, y no va a arriesgarse para enriquecer al señor. Él permite que el miedo dicte sus acciones. Entierra el dinero, pensando que eso lo librará de la responsabilidad. Después de todo, los rabinos decían que al enterrar el dinero terminaba nuestra responsabilidad.

 F)  PORQUE AL QUE TIENE SE LE DARÁ MÁS

Este señor, sin embargo, no tiene paciencia con el siervo negligente. Es cierto que le da a este siervo una cantidad menor que a los otros dos, pero era, a pesar de todo, una pequeña fortuna. Tenía un gran potencial de bien, que este siervo falló en desarrollar por su timidez y egoísmo. Por lo tanto, el señor le quita el dinero y lo condena a las tinieblas de fuera. La ironía es que este siervo, preocupado solamente con su seguridad personal, pierde esa seguridad por su falta de voluntad para tomar siquiera el más pequeño riesgo o para realizar el más pequeño esfuerzo. La gracia empleada sobreabunda, pero la gracia enterrada es estéril. Como ya Jesús lo dijo antes “El que hallare su vida, la perderá; y el que perdiere su vida por causa de mí, la hallará” (10, 39).

“Porque a cualquiera que tiene, se le dará más, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará” (v. 29). Esto no es popular al predicar entre personas que premian la igualdad, pero Mateo probablemente quiere moralizar para decir que los dones no usados se atrofian, y que los dones que se ejercitan se desarrollan. Los más grandes temas de la fe cristiana cuidar, dar, testificar, confiar, amar, esperar no se pueden entender o ser vividos sin arriesgarse. 

Preguntas para la lectura 

  • ¿Qué les dijo Jesús a sus discípulos?
  • ¿Qué les dio a sus siervos?
  • ¿El que recibió cinco talentos, qué hizo?
  • ¿El que recibió dos qué hizo?
  • ¿Cuándo regreso el señor qué hizo?
  • ¿Qué le dijo al que le dio un denario?
  1. MEDITACIÓN (Qué me dice la Palabra de Dios)

Somos administradores, no dueños, de los dones que el Señor nos regala. Y los tenemos que administrar en bien de los demás. Sólo así podremos también nosotros ser los beneficiados.

Somos colaboradores del Reino. El Señor nos ha incorporado a su tarea. Desde el principio, quiso Dios que el ser humano colaborara en la obra de la creación. Y Jesús nos ha elegido como apóstoles de su Evangelio. Esta parábola es una llamada a la responsabilidad.

Dios pone su confianza en cada persona. Sólo en esa confianza podremos ser responsables. No se trata de “ganar méritos”, sino de “responder” a los dones que el Señor nos da gratuitamente.

¿Será que estoy cumpliendo con el llamado que el Señor me ha hecho? El miedo a la propia responsabilidad y el miedo al Señor nos paralizan. Dios es Amor y cada uno debe abrirse a esa donación del Amor misericordioso y compasivo.

  1. ORACIÓN: ¿Qué le respondo al Señor? ¿Qué le decimos?

Gracias Padre por el don tan grande que nos has regalado que es tu Hijo mismo que vino a salvarnos, por todas las ocasiones que hemos desarrollado y aplicado los dones que nos regalas en favor de nuestros hermanos, y por las veces que nos das esa alegría tan feliz de comunicar tu Palabra por eso te damos gracias. Gracias Señor, gracias Señor. 

Perdón porque muchas veces escondemos el regalo que nos das de llevar tu Palabra y porque hemos sido egoístas de manifestar nuestro amor hacia a nuestros hermanos. Perdón por no saber aprovechar los mementos de gracia que nos regalas y por no ponerlo al servicio de los más necesitados. Por eso te pedimos perdón. Perdón Señor, perdón Señor.

  1. CONTEMPLACIÓN: ¿Cómo interiorizo el mensaje? ¿Cómo interiorizamos el mensaje?

Contemplar a Jesús hablando del reino de los cielos:

  • Al Padre que siempre es generoso y derrama abundantemente sus dones.
  • A Jesús, que es el mejor regalo que el Padre pone en nuestras vidas.
  • A ti mismo, que reconoce y agradece la generosidad del Padre y de Jesús.
  • Al siervo perezoso que no supo aprovechar el don que el señor le daba.
  • A ti mismo aprovechando los dones que el Señor te regala para incrementarlo con los demás. 
  1. ACCIÓN: ¿A qué me comprometo? ¿A qué nos comprometemos?

La intención general del apostolado de la oración del Papa para el mes de noviembre es:

Por la evangelización: Testimoniar el evangelio en Asia

“Por los cristianos de Asia, para que, dando testimonio del Evangelio con sus palabras y obras, favorezcan el diálogo, la paz y la comprensión mutua, especialmente con aquellos que pertenecen a otras religiones.”

 

Intención personal: Que sea consciente del regalo tan hermoso que Dios me da y que este don lo haga participe con mi familia y con mis hermanos. Que yo los haga fructificar en el amor y perseverancia en el Señor y reconocer que Él es el don más grande y maravilloso en mí.

 

Intención comunitaria: Que en mis comunidades ayude a mis hermanos a descubrir sus carismas y cualidades, y a enseñarles a ponerlos al servicio de los demás.

 

Quiénes Somos:

La Diócesis de Texcoco es una Iglesia misionera, que fiel a Cristo y presidida por su Obispo, integra a través de estructuras de comunión y participación a todos los bautizados y hombres de buena voluntad, que con la riqueza de sus dones y carismas, evangelizan y hacen presente el Reino de Dios.