Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

lectiodivinaDescargar documento en WORD

Descargar documento en PDF

LECTIO DIVINA
COMISIÓN DIOCESANA DE ANIMACIÓN BÍBLICA


13 de octubre de 2013. Domingo XXVIII Ordinario.

¨En la Diócesis de Texcoco, nos reconocemos, valoramos y aceptamos como personas para ser casa y escuela de comunión¨


ORACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

Señor Jesús, envíanos tu Espíritu Santo para saber reconocerte, principalmente en los enfermos, enfermos de orgullo y de vanidad. Que tu Palabra, nos ayude a llegar a los más necesitados y enfermos de nuestras comunidades. Amén.


1. LECTURA DEL TEXTO BÍBLICO (Lc 17, 11-19)  

¿Qué dice el texto?

En aquel tiempo, cuando Jesús iba de camino a Jerusalén, pasó entre Samaria y Galilea. Estaba cerca de un pueblo, cuando le salieron al encuentro diez leprosos, los cuales se detuvieron a lo lejos y a gritos le decían: "¡Jesús, maestro, ten compasión de nosotros!".

Al verlos, Jesús les dijo: "Vayan a presentarse a los sacerdotes". Mientras iban de camino, quedaron limpios de la lepra.

Uno de ellos, al ver que estaba curado, regresó, alabando a Dios en voz alta, se postró a los pies de Jesús y le dio las gracias. Ése era un samaritano. Entonces dijo Jesús: "¿No eran diez los que quedaron limpios? ¿Dónde están los otros nueve? ¿No ha habido nadie, fuera de este extranjero, que volviera para dar gloria a Dios?" Después le dijo al samaritano: "Levántate y vete. Tu fe te ha salvado". Palabra del Señor.

Pistas de reflexión

Contexto bíblico

Existen varios paralelos entre esta historia y la de Naamán, el leproso gentil que también fue salvado (2 Reyes 5:1-19). Naamán y el leproso samaritano eran extranjeros que buscaban la salvación por medio de un judío de Dios.

A ambos se les mandó cumplir una acción pequeña y aparentemente irrelevante antes de tomar lugar la salvación.  Eliseo le dijo a Naamán que se bañara siete veces en el río Jordán.  Jesús les dijo a los diez leprosos que apareciesen ante el sacerdote, el cual podría certificar la curación. En ambas historias, la salvación ocurrió sólo después de haber obedecido al hombre de Dios.

Estos dos: Naamán y el samaritano regresaron para dar gracias a Dios. Y las últimas palabras de Eliseo fueron, “Vete en paz.”  Las últimas palabras de Jesús al samaritano fueron, “Vete en paz, tu fe te ha sanado.”


Texto bíblico

A. Jesús
El rostro misericordioso del Padre, viene a devolver a los humanos su dignidad como personas y como hijos de Dios. El milagro es el signo externo que manifiesta la gracia transformadora que el Señor está ofreciéndonos constantemente.

Y esto, no porque seamos buenos o por nuestros méritos. Sino por puro don del amor de Dios. Y Por eso, Jesús insiste en el agradecimiento. Y siente que los nueve curados no regresen a manifestárselo.

B. El leproso
Es un samaritano, un hereje, que estaba excluido de la salvación, según la opinión de los judíos. Una situación triste en su cuerpo y en su espíritu. En este “hereje” actúa la fe (tu fe te ha salvado, v. 19). No se siente confiado en sí mismo ni en sus virtudes ni méritos. No se deja dominar por su enfermedad ni por su marginación ni por la condenación de los otros, porque es leproso. Y, sobre todo, regresa a agradecer a Jesús el regalo de la curación, alabando a Dios en voz alta, y se postró a los pies de Jesús, dándole gracias (vs. 15-16). Y esta debería ser la actitud del verdadero creyente: ser agradecido con el Señor.

C. Los otros leprosos
Se portan con ingratitud. No reconocen el don recibido. Se quedan solamente en la religiosidad exterior. Cumplen con el rito de ir a los sacerdotes para “recibir el certificado” de que ya quedaron limpios de la lepra. Se olvidan de lo más importante: agradecer al Señor el don de la curación. Se privan así del mayor regalo: reconocer que Jesús es el Mesías y recibir la plenitud del don: la fe, confianza total en el Señor.

Son la imagen de aquellos que confían en sí mismos. Que han convertido la relación con Dios en un ritualismo: cumplir, obedecer la ley, obedecer los mandamientos. Y que se creen buenos porque cumplen la Ley, pensando que la Ley los salva.

Preguntas para la lectura:

¿A dónde iba Jesús?

¿Quiénes salieron a su encuentro?

¿Qué le dijeron a Jesús?

¿Al verlos Jesús qué les dijo?

¿Quién regreso a darle gracias?

¿Qué le dijo Jesús?


2. MEDITACIÓN: ¿Qué me dice el texto?

¿Con qué personaje me identifico más?

¿Con qué actitud me presento habitualmente ante Dios?

¿Reconozco todos los dones que el Padre me regala y, sobre todo, en el mayor regalo: su Hijo Jesús?

 

3. ORACIÓN: ¿Qué le digo al Señor? ¿Qué le decimos?

Te alabamos Señor por todos tus beneficios y gracias que derramas diariamente en nosotros y con las personas con quienes convivimos. Por eso te damos gracias.

Te pedimos perdón por las veces que no hemos sabido ser agradecidos contigo y con nuestros hermanos, y por las veces que no hemos hecho caso a las necesidades de los demás. Por eso te pedimos perdón.

 

4. CONTEMPLACIÓN:

•    A Jesús que hace el bien sin hacer discriminaciones de nacionalidad o religión.

•    A Jesús, el mejor regalo que el Padre nos da.

•    A ti mismo si has sabido ser agradecido con el Padre celestial por su amor que nos regala cada día.


5. ACCIÓN ¿A qué me comprometo? ¿A qué nos comprometemos?:

Propuesta personal
La intención general del apostolado de la oración del Papa para el mes de octubre es: Para que cuantos se sienten agobiados por el peso de la vida, llegando incluso a desear su fin, puedan advertir la cercanía del amor de Dios.

Señor, que tenga la capacidad necesaria para poder ayudar al necesitado donde sea que se encuentre.

Propuesta comunitaria
Misionera: Para que la celebración de la Jornada Mundial de las Misiones, haga a todos los cristianos conscientes de ser no solo destinatarios, sino anunciadores de la Palabra de Dios.

Que en nuestras comunidades aprendamos a ser agradecidos con Dios, por todo lo que nos regala cada día, y también reconocer y darle gracias por las cualidades de nuestros hermanos.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

lectiodivinaDescargar documento en WORD

Descargar documento en PDF

LECTIO DIVINA
COMISIÓN DIOCESANA DE ANIMACIÓN BÍBLICA


06 de octubre de 2013. Domingo XXVII Ordinario.

¨En la Diócesis de Texcoco, nos reconocemos, valoramos y aceptamos como personas para ser casa y escuela de comunión¨

ORACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

Espíritu Santo, ilumina nuestra fe y entendimiento para reconocerte como inspiración y vida ante nuestros hermanos, y haz que entendamos tu Palabra que nos ilumina para ser mejores personas en nuestras comunidades, principalmente con los más necesitados de tu misericordia. Todo esto te lo pedimos ante el Padre y el Hijo, como Trinidad Santa, te damos gloria. Amén.

1. LECTURA DEL TEXTO BÍBLICO (Lc 17, 5-10)  

¿Qué dice el texto?
En aquel tiempo, los apóstoles dijeron al Señor: "Auméntanos la fe". El Señor les contestó: "Si tuvieran fe, aunque fuera tan pequeña como una semilla de mostaza, podrían decirle a ese árbol frondoso: 'Arráncate de raíz y plántate en el mar', y los obedecería.

¿Quién de ustedes, si tiene un siervo que labra la tierra o pastorea los rebaños, le dice cuando éste regresa del campo: 'Entra enseguida y ponte a comer’? ¿No le dirá más bien: 'Prepárame de comer y disponte a servirme, para que yo coma y beba; después comerás y beberás tú'? ¿Tendrá acaso que mostrarse agradecido con el siervo, porque éste cumplió con su obligación?

Así también ustedes, cuando hayan cumplido todo lo que se les mandó, digan: `No somos más que siervos; sólo hemos hecho lo que teníamos que hacer' ". Palabra del Señor.

Pistas de reflexión

Contexto bíblico

Estos versículos están compuestos de cuatro refranes, aparentemente sin relación, pero que Lucas teje con una fluidez natural: Primero, Jesús trata el tema de la tentación, que no vengan escándalos (vv 1-2). Esto puede incluir algunos de los siguientes: ofender a alguien por medio de una burla, mentir o engañar, hacer obras que puedan ser inocentes pero también pueden confundir a uno de fe más débil. Segundo, Jesús establece un equilibrio entre juicio y la gracia cuando relata cómo debemos tratar a los que nos ofenden. Tercero, los discípulos espabilados por estos requisitos preguntan a Jesús de la fe que se requiere para cumplirlos.

El Señor Jesús no responde dispensando fe automáticamente, en vez del poder de la fe, aunque se trate de una fe muy pequeña. Finalmente Jesús cuenta una parábola que ayuda a los discípulos a comprender la llamada más alta que está frente a ellos. Las expectativas son altas. Nada que podemos hacer se puede considerar como más allá de nuestro deber.


Texto bíblico

A. Basta un poquito de fe (v 5)
Se produce un cambio sustantivo. San Lucas comienza a llamar apóstoles a los discípulos. En el versículo 1 los llama discípulos. Apóstoles: es referencia clara de la misión, en el Cap. 9, 1-6, san Lucas relata el envío de la misión de los doce.  Pero todavía no los llama apóstoles.

Ahora reciben la misión de ir a anunciar el Evangelio. Ya son considerados por Jesús como apóstoles. Y se dan cuenta de sus limitaciones. Por eso les nace del corazón la súplica “auméntanos la fe”, Jesús insiste en el valor de la fe; frente a la magnitud de la misión que los apóstoles experimentan.

Jesús pone el contraste del grano de mostaza, pequeñísimo, casi invisible e insignificante. Jesús resalta la fe-confianza en el Señor. El fruto de la misión no depende de la ciencia y de los medios técnicos del apóstol. No radica en los medios humanos como pensaban los fariseos.

B. No nos creamos capaces ni indispensables.
La segunda parte del texto (7-10) nos orienta en el mismo sentido. El criado debe cumplir con fidelidad su tarea. El Señor no tiene obligaciones especiales para con él. Importante: Jesús no hace aquí un discurso social de relación amo-criado, sólo toma una comparación de la vida social del tiempo. Jesús quiere resaltar la actitud del discípulo-apóstol: profunda humildad desprendimiento de uno mismo, no confiar tanto en sus propios valores, no tener pretensiones, no poner por delante sus cualidades o preparación técnica o espiritual.

Jesús quiere que no nos creamos importantes e imprescindibles.  Hace falta gente humilde y confiada, que sienta su propia limitación y, al mismo tiempo, espere del Señor todo. Declaramos: somos siervos inútiles e hicimos lo que teníamos que hacer (v 10).

Preguntas al texto

¿Qué le dijeron los apóstoles a Jesús?

¿Qué le dijo Jesús a sus discípulos?

¿Qué dice acerca del siervo?

¿Cómo tendrá que mostrarse el siervo con su amo?

¿Cómo debemos contestar al amo?

2. MEDITACIÓN: ¿Qué me dice el texto?

¿Cómo ando de autosuficiencia o soberbia? ¿Por qué me creo capaz, competente? ¿En quién confío? ¿En mis fuerzas? Por otro lado, ¿me siento acomplejado ante la tarea de Evangelización que me pide el Señor?

Tal vez sea porque pongo en primer lugar mi falta de preparación o mis numerosas limitaciones. ¿Dónde está la confianza en el Señor? Cuando me siento débil, ¿entonces soy fuerte? (2 Cor 12, 10).

3. ORACIÓN: ¿Qué le digo al Señor? ¿Qué le decimos?

Señor, te pedimos tu gracia para que podamos entender el misterio de la fe en nuestras vidas y saber reconocer nuestras limitaciones. Ayúdanos a abrirnos caminos de amor y fortaleza hacia los demás. También Señor, te pedimos que nos aumentes día tras día la fe y amor hacia nuestros hermanos, principalmente los más necesitados de tu misericordia.

4. CONTEMPLACIÓN:

•    A Jesús que se entrega planamente al Padre en los momentos más duros de su vida: “Padre si quieres, aleja de mi esta caliza de amargura, pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya” (Lc 22, 42). “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu” (Lc 23,46).

•    A ti mismo, para ver si comienzas a ser verdadero discípulo-apóstol de Jesús.

5. ACCIÓN ¿A qué me comprometo? ¿A qué nos comprometemos?:

Que mi vida sea aliento para mis hermanos y que sea coherente con lo que digo y hago, y así dé un verdadero testimonio en mi hogar y comunidad. Que en cada uno de nuestros actos con los hermanos demostremos que tenemos una fe auténtica en el Maestro y Señor. Que nuestra vida sea un ejemplo de fe y con nuestro testimonio seamos fermento de vida y de amor hacia a los demás.

Propuesta personal
La intención general del apostolado de la oración del Papa para el mes de Octubre es:

General:
Para que cuantos se sienten agobiados por el peso de la vida, llegando incluso a desear su fin, puedan advertir la cercanía del amor de Dios.

Misionera:
Para que la celebración de la Jornada Mundial de las Misiones haga a todos los cristianos conscientes de ser no sólo destinatarios, sino también anunciadores de la Palabra de Dios.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

lectiodivinaDescargar documento en WORD

Descargar documento en PDF

LECTIO DIVINA
COMISIÓN DIOCESANA DE ANIMACIÓN BÍBLICA


  1. 22 de septiembre de 2013. Domingo XXV Ordinario

¨En la Diócesis de Texcoco, nos reconocemos, valoramos y aceptamos como personas para ser casa y escuela de comunión¨

ORACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

Señor que eres paciente y bueno con él que le confías los bienes, y que siempre perdonas al arrepentido, te pedimos que nos envíes tu Santo Espíritu, para que aprendamos a ser misericordiosos con nuestros hermanos, principalmente con los más necesitados. Todo esto te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

1. LECTURA DEL TEXTO BÍBLICO (Lc 16, 1-13)

¿Qué dice el texto?

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "Había una vez un hombre rico que tenía un administrador, el cual fue acusado ante él de haberle malgastado sus bienes. Lo llamó y le dijo: ‘¿Es cierto lo que me han dicho de ti? Dame cuenta de tu trabajo, porque en adelante ya no serás administrador’.

Entonces el administrador se puso a pensar: ‘¿Que voy a hacer ahora que me quitan el trabajo? No tengo fuerzas para trabajar la tierra y me da vergüenza pedir limosna. Ya sé lo que voy a hacer, para tener a alguien que me reciba en su casa, cuando me despidan’. Entonces fue llamando uno por uno a los deudores de su amo. Al primero le preguntó: ‘¿Cuánto le debes a mi amo?’ El hombre respondió: ‘Cien barriles de aceite’. El administrador le dijo: ‘Toma tu recibo, date prisa y haz otro por cincuenta’. Luego preguntó al siguiente: ‘Y tú, ¿cuánto debes?’ Éste respondió: ‘Cien sacos de trigo’. El administrador le dijo: ‘Toma tu recibo y haz otro por ochenta’.

El amo tuvo que reconocer que su mal administrador había procedido con habilidad. Pues los que pertenecen a este mundo son más hábiles en sus negocios, que los que pertenece a la luz.

Y yo les digo: Con el dinero, tan lleno de injusticias, gánense amigos que, cuando ustedes mueran, los reciban en el cielo.

El que es fiel en las cosas pequeñas, también es fiel en las grandes; y el que es infiel en las cosas pequeñas, también es infiel en las grandes. Si ustedes no son fieles administradores del dinero, tan lleno de injusticias, ¿quién les confiará los bienes verdaderos? Y si no han sido fieles en lo que no es de ustedes, ¿quién les confiará lo que sí es de ustedes?

No hay criado que pueda servir a dos amos, pues odiará a uno y amará al otro, o se apegará al primero y despreciará al segundo. En resumen, no pueden ustedes servir a Dios y al dinero". Palabra del Señor.

Pistas de reflexión

Contexto bíblico

Todas las parábolas de Jesús son desafiantes, pero ésta es seguramente la más difícil. No obstante, si la estudiamos con cuidado, seremos recompensados con importante sabiduría espiritual. Alrededor de esta parábola aparecen otras dos parábolas de dinero, la Parábola del Hijo Pródigo y el Hermano Mayor y la Parábola del Hombre Rico y Lázaro.  En cada una de ellas, el dinero es un problema:

El mayordomo se mete en problemas por haber malgastado la propiedad del hombre rico (16:1-13). El hombre rico sufrirá tormento eterno, por haber disfrutado sus riquezas egoístamente sin ayudar a Lázaro, quien sufría a su puerta (16:19-31).

Esta es una parábola (una narrativa corta y ficticia, diseñada para iluminar una verdad espiritual, generalmente con algún tipo de vuelta inesperada) en lugar de una alegoría (en la que existen significados escondidos o simbólicos que acompañan a cada persona o evento) o una historia de ejemplo (en la que se nos dice que “Vayamos y hagamos igual”).  Debemos tener mucho cuidado de no tratarla como una historia de ejemplo sugiriendo que cristianos hoy deben seguir el ejemplo del mayordomo deshonesto.

Texto bíblico

A. Gánense amigos con los bienes de este mundo… (v. 9)
Tal vez esta parábola de Jesús, a algunos les chocará el consejo de que Jesús en este versículo: gánense amigos con los bienes de este mundo. Que va en sintonía con el v 8 en el cual el dueño de los bienes alaba al administrador por su sagacidad, ya que prepara su futuro rebajando la deuda que los clientes tenían con su señor.

La enseñanza que Jesús quiere ofrecer es: que seamos listos, sagaces, decididos y audaces para aprovechar todas las oportunidades que se nos presentan para crecer en lo que se refiere a los valores del Reino de Dios. Lo que Jesús alaba no es la maldad del administrador. Desde luego no obro bien, pues los dineros eran de su señor, Jesús alaba la audacia y la astucia. Y las pone como ejemplo a sus discípulos.
    
B. Si ustedes no son fieles administradores del dinero…  (v 11)
El Señor ha confiado muchos bienes al cristiano. Le ha enriquecido desde el bautismo con la misma vida de Dios. Tantos bienes, tanta predilección, ¿qué frutos según los valores del Evangelio, están produciendo en esta tierra?

Somos administradores de los bienes de Dios a favor de los hermanos. ¿Cómo lo administramos? Nuestra vocación de bautizados ¿nos empuja para que otras personas conozcan el Evangelio y reciban los beneficios que la Iglesia administra de parte de Jesucristo?

C. No pueden servir a Dios ni al dinero (13)
Hay que saber elegir con detalle entre Dios y el dinero, entre el Dios del amor y el dios del dinero. La riqueza no es algo malo en sí mismo, depende de la utilidad que se le dé. Hay que entenderlo como un servicio y un don que el Señor da para compartir con los hermanos y una sana distribución, con la colaboración del que tiene y del que necesita para sí y su familia.

La riqueza tiene un alto riesgo, puede esclavizar el corazón del rico y hacerle insensible a la necesidad de los otros, disfrutando él solo de sus bienes. Hay ricos que viven esclavos del dinero, que solo miran sus propios intereses y no miran por el bienestar de sus empleados y trabajadores. Y no cabe duda que en nuestra sociedad haya mucha injusticia. Y en parte, es debido a que los que poseen riquezas se creen dueños absolutos de ella. Su dios es el dinero.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

lectiodivinaDescargar documento en WORD

Descargar documento en PDF

LECTIO DIVINA
COMISIÓN DIOCESANA DE ANIMACIÓN BÍBLICA

29 de septiembre de 2013. Domingo XXVI Ordinario.

¨En la Diócesis de Texcoco, nos reconocemos, valoramos y aceptamos como personas para ser casa y escuela de comunión¨

ORACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

Espíritu Santo, tú que eres la verdad que nos ilumina, haz que cada uno de nosotros también seamos iluminados por tu propio Espíritu y haga que seamos fermento de vida y santidad en nuestras comunidades, y así podamos dar un vivo testimonio claro de ti en todas nuestras Pequeñas Comunidades. Amén.

1. LECTURA DEL TEXTO BÍBLICO (Lc 16, 19-31)  

¿Qué dice el texto?
En aquel tiempo, Jesús dijo a los fariseos: "Había un hombre rico, que se vestía de púrpura y telas finas y banqueteaba espléndidamente cada día. Y un mendigo, llamado Lázaro, yacía a la entrada de su casa, cubierto de llagas y ansiando llenarse con las sobras que caían de la mesa del rico. Y hasta los perros se acercaban a lamerle las llagas.

Sucedió, pues, que murió el mendigo y los ángeles lo llevaron al seno de Abraham. Murió también el rico y lo enterraron. Estaba éste en el lugar de castigo, en medio de tormentos, cuando levantó los ojos y vio a lo lejos a Abraham y a Lázaro junto a él.

Entonces gritó: 'Padre Abraham, ten piedad de mí. Manda a Lázaro que moje en agua la punta de su dedo y me refresque la lengua, porque me torturan estas llamas'. Pero Abraham le contestó: 'Hijo, recuerda que en tu vida recibiste bienes y Lázaro, en cambio, males. Por eso él goza ahora de consuelo, mientras que tú sufres tormentos. Además, entre ustedes y nosotros se abre un abismo inmenso, que nadie puede cruzar, ni hacia allá ni hacia acá'.

El rico insistió: 'Te ruego, entonces, padre Abraham, que mandes a Lázaro a mi casa, pues me quedan allá cinco hermanos, para que les advierta y no acaben también ellos en este lugar de tormentos'. Abraham le dijo: 'Tienen a Moisés y a los profetas; que los escuchen'. Pero el rico replicó: `No, padre Abraham. Si un muerto va a decírselo, entonces sí se arrepentirán'. Abraham repuso: 'Si no escuchan a Moisés y a los profetas, no harán caso, ni aunque resucite un muerto”. Palabra del Señor.

Pistas de reflexión

Contexto bíblico

Una parte crucial de la visión bíblica del mundo es que habrá una vida después de esta vida, que existe una conexión entre nuestras elecciones en esta vida y el tipo de vida que experimentaremos después de esta vida, y que la próxima vida será un sorprendente revés para muchas de las personas.

Jesús acaba de enseñar una parábola donde debiéramos usar nuestro dinero en esta vida de manera tal que saquemos provecho en la próxima (16:9). Los fariseos, que eran materialistas, se burlaban de esta idea (16:14). Ellos creían (contrario a la enseñanza del  Antiguo Testamento) que la riqueza material era un signo de la bendición de Dios, y la pobreza era una señal del desaprobación del Señor. Por lo tanto, si tú eras rico, no importaba la forma en que usabas tu dinero en esta vida aún estarías bien en la próxima vida. Jesús relata esta parábola en respuesta a su burla. Y por lo tanto los ubicaba en su lugar.

Texto bíblico

  1. Había un hombre rico… había un pobre, llamado Lázaro (vs. 19-20)
    Estos dos personajes de la parábola están relacionados entre sí. La pobreza tiene rostro en Lázaro y la riqueza tiene rostro en el hombre rico. Por otra parte, son personas que representan dos mundos cerrados, dos universos separados por el abismo de un estilo diferente de vida, aquí y en el más allá.
    La primera escena se desarrolla en este mundo. Y se dan estos contrastes: el rico no tiene nombre. Sólo existe por lo que tiene. Popularmente se le llama Epulón, el comilón. El pobre, que suele ser anónimo, aquí lleva su nombre Lázaro, que significa Dios ayuda Entre el rico que come espléndidamente y el pobre Lázaro hay una puerta, una separación, que se cierra. El pobre, al morir, fue llevado por los ángeles. El rico es sepultado. La segunda escena tiene lugar en el reino de los muertos: el cielo y el infierno. Entre ambos, un abismo. La tercera escena. En el fondo está nuestra vida cotidiana. Aparecen los cinco hermanos del rico. Se podría llegar hasta ellos y avisarles. Pero es inútil, porque su corazón está cerrado. No harán caso aunque resucite un muerto (v. 31).Vemos que los rechazos del amor son insalvables.

B. Ya tienen a Moisés y a los profetas, ¡que los escuchen! (v. 29)
El mensaje de Jesús es claro. Nuestro futuro lo vamos trabajando aquí. La salvación plena se va preparando en la tierra. Y cada uno ha de esmerarse en vivir el Amor de Dios con el amor práctico a los hermanos. La Ley y los profetas lo dijeron muchas veces en el Antiguo Testamento.
Y Jesús, el profeta de los profetas, lo enseñó claramente: Les doy un mandamiento nuevo: Ámense los unos a los otros. Como yo los he amado, así también ámense los unos a los otros (Jn 13, 34).La Palabra de Dios es clara, si no escuchan a Moisés y a los profetas, tampoco harán caso aunque resucite un muerto (v. 31). Así termina la enseñanza de Jesús en esta parábola. ¡Cuántos cristianos que viven tibiamente su fe, sin compromiso con el hermano necesitado, buscan signos raros y especiales! A éstos también se les aplica la advertencia de Jesús. Pues, si no oyen la Palabra, aunque vean signos prodigiosos, tales signos no les motivarán a una conversión sincera.

Preguntas para la lectura:
¿Cómo vestía el hombre rico?
¿Quién yacía a la entrada de la casa del rico?
¿Qué sucedió cuando murió el mendigo?
¿Qué dijo el rico cuando vio a Lázaro en el seno de Abrahán?
¿Qué le contestó Abrahán?
¿Qué le dice él a Abraham?

2. MEDITACIÓN: ¿Qué me dice el texto?

Cada uno de nosotros puede ir levantando ese muro o abismo de separación con aquellos hermanos que sufren carencias físicas, psicológicas o espirituales. Para derribarlo tenemos que seguir la enseñanza de Jesús, clara y tajante: dar de comer al hambriento, dar de beber al sediento, hospedar al extraño, vestir al desnudo, visitar al enfermo y al que está preso en la cárcel (Mt 25, 35). El testimonio que el Evangelio pide al cristiano es la conversión, que compromete toda la existencia de aquel que optó por ser discípulo de Jesús.

3. ORACIÓN: ¿Qué le digo al Señor? ¿Qué le decimos?

Gracias, Jesús, por este mensaje tan claro y tan práctico. Quiero vivirlo, llevarlo a mis hermanos, aunque me cueste. Quiero pensar que lo que tengo no es solamente mío, sino de aquellas personas que lo necesitan. Deseo sentirme solidario y caritativo con los que padecen alguna necesidad. Sabiendo que lo que hago a uno de mis hermanos, a Ti en persona te lo hago. Gracias por este don que nos das. Gracias Señor.

4. CONTEMPLACIÓN:

•    A Jesús, que está presente en tantos marginados de la sociedad.
•    A Jesús, que me recuerda constantemente su mandamiento único: Ámense unos a otros como yo los he amado.
•    A mí mismo, tan necesitado de ser coherente con la fe en Jesús y la caridad con el hermano.

5. ACCIÓN:

Propuesta personal
La intención general del apostolado de la oración del Papa para el mes de septiembre es: Para que los hombres y mujeres de nuestro tiempo, con frecuencia inmersos en el ruido, redescubran el valor del silencio y sepan escuchar la voz de Dios y de los hermanos.

Señor te agradeceré la vocación que me has regalado para servir a mi hermano, siendo más sensible sus necesidades.

Tratar de no ser tan aferrado a los bienes materiales, sino más bien buscar los valores espirituales y tratar de compartirlos con el hermano necesitado.

Propuesta comunitaria
Misionera: Para que los cristianos que sufren la persecución en numerosas regiones del mundo puedan ser, con su testimonio, profetas del amor de Cristo.

Que ahora que hay problemas en nuestro país por las inundaciones, seamos sensibles a las necesidades de las comunidades y aprendamos a compartir con ellos lo que podamos.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

lectiodivinaDescargar documento en WORD

Descargar documento en PDF

LECTIO DIVINA
COMISIÓN DIOCESANA DE ANIMACIÓN BÍBLICA

15 de septiembre de 2013. Domingo XXIV Ordinario

¨En la Diócesis de Texcoco, nos reconocemos, valoramos y aceptamos como personas para ser casa y escuela de comunión¨

ORACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

Padre, Tú que eres misericordioso y siempre perdonas al arrepentido, te pedimos que nos envíes tu Santo Espíritu, para que aprendamos a ser misericordiosos con nuestros hermanos, principalmente con los más necesitados. Todo esto te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

1. LECTURA DEL TEXTO BÍBLICO (Lc 15,1-32)

¿Qué dice el texto?

En aquel tiempo, se acercaban a Jesús los publicanos y los pecadores para escucharlo; por lo cual los fariseos y los escribas murmuraban entre sí: "Éste recibe a los pecadores y come con ellos".

Jesús les dijo entonces esta parábola: "¿Quién de ustedes, si tiene cien ovejas y se le pierde una, no deja las noventa y nueve en el campo y va en busca de la que se le perdió hasta encontrarla? Y una vez que la encuentra, la carga sobre sus hombros, lleno de alegría, y al llegar a su casa, reúne a los amigos y vecinos y les dice: 'Alégrense conmigo, porque ya encontré la oveja que se me había perdido'. Yo les aseguro que también en el cielo habrá más alegría por un pecador que se convierte, que por noventa y nueve justos, que no necesitan convertirse.

¿Y qué mujer hay, que si tiene diez monedas de plata y pierde una, no enciende luego una lámpara y barre la casa y la busca con cuidado hasta encontrarla? Y cuando la encuentra, reúne a sus amigas y vecinas y les dice: 'Alégrense conmigo, porque ya encontré la moneda que se me había perdido'. Yo les aseguro que así también se alegran los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierte".

También les dijo esta parábola: "Un hombre tenía dos hijos, y el menor de ellos le dijo a su padre: 'Padre, dame la parte de la herencia que me toca'. Y él les repartió los bienes.

No muchos días después, el hijo menor, juntando todo lo suyo, se fue a un país lejano y allá derrochó su fortuna, viviendo de una manera disoluta. Después de malgastarlo todo, sobrevino en aquella región una gran hambre y él empezó a pasar necesidad. Entonces fue a pedirle trabajo a un habitante de aquel país, el cual lo mandó a sus campos a cuidar cerdos. Tenía ganas de hartarse con las bellotas que comían los cerdos, pero no lo dejaban que se las comiera.

Se puso entonces a reflexionar y se dijo: ¡Cuántos trabajadores en casa de mi padre tienen pan de sobra, y yo, aquí, me estoy muriendo de hambre! Me levantaré, volveré a mi padre y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo. Recíbeme como a uno de tus trabajadores'.

Enseguida se puso en camino hacia la casa de su padre. Estaba todavía lejos, cuando su padre lo vio y se enterneció profundamente. Corrió hacia él, y echándole los brazos al cuello, lo cubrió de besos. El muchacho le dijo: `Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo'.

Pero el padre les dijo a sus criados: ' ¡Pronto!, traigan la túnica más rica y vístansela; pónganle un anillo en el dedo y sandalias en los pies; traigan el becerro gordo y mátenlo. Comamos y hagamos una fiesta, porque este hijo mío estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y lo hemos encontrado'. Y empezó el banquete.

El hijo mayor estaba en el campo, y al volver, cuando se acercó a la casa, oyó la música y los cantos. Entonces llamó a uno de los criados y le preguntó qué pasaba. Éste le contestó: 'Tu hermano ha regresado, y tu padre mandó matar el becerro gordo, por haberlo recobrado sano y salvo'. El hermano mayor se enojó y no quería entrar.

Salió entonces el padre y le rogó que entrara; pero él replicó: ¡Hace tanto tiempo que te sirvo, sin desobedecer jamás una orden tuya, y tú no me has dado nunca ni un cabrito para comérmelo con mis amigos! Pero eso sí, viene ese hijo tuyo, que despilfarró tus bienes con malas mujeres, y tú mandas matar el becerro gordo'.

El padre repuso: 'Hijo, tú siempre estás conmigo y todo lo mío es tuyo. Pero era necesario hacer fiesta y regocijarnos, porque este hermano tuyo estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y lo hemos encontrado' ".

Palabra del Señor.

Pistas de reflexión

Contexto bíblico

Para comprender mejor el Evangelio hay que poner atención en la introducción que es dada en los vv 1-3, se deja claro que la parábola del padre misericordioso, como la de la oveja perdida y la moneda extraviada, se dice por los publicanos y pecadores, que se acercaban a Jesús para escucharlo (v 1) y por los fariseos y escribas que murmuraban porque los acogía y comía con ellos (v 2).
Pero también en aquel tiempo, la gente que se atrevía a saltar ciertos límites y a romper con ciertas costumbres era mal visto, Jesús se dejaba acompañar por enfermos, cobradores de impuestos y prostitutas inclusive se atrevía a decir que ellos estaban más cerca del Reino de los Cielos y que Él había venido a los pecadores y todo esto incomodaba a quienes se imaginaban a Dios como juez que como Padre misericordioso y que veían como algo normal despreciar a quienes eran menos buenos. En este contexto de ubica la parábola del Padre misericordioso.

Texto bíblico

A. Este anda con pecadores y come con ellos… (v. 2)

Están van dirigidas a los fariseos y a los maestros de la ley que criticaban a Jesús a los que ellos por desprecio llamaban “pecadores”. Pero también Jesús actúa como el Padre. Por eso es criticado. De ahí que Él también quiera justificar su proceder. Y así razona: obro así porque el Padre también a sí actúa. Me preocupo y ando con los pecadores, porque Dios se preocupa por ellos.

B. Alégrense conmigo (vs 6 y  9)

Las dos primeras parábolas reflejan la alegría y el gozo del dueño y de la mujer que encontraron la oveja y la moneda pérdidas. Si el dolor fue grande por la perdida, el gozo de recuperarla fue mayor.
La oveja perdida tiene especiales atenciones de parte del pastor: deja las noventa y nueve, por buscar la perdida, la carga sobre sus hombros, por ser un animal débil; el pastor busca a la más débil, reúne a los amigos y les comparte su alegría.

Dios se alegra de nuestro regreso a su amistad, dejando nuestro apego al pecado. Es el mismo Dios que viene a nuestro encuentro curando nuestras heridas.

C. Celebremos un banquete de fiesta…  (23)

El personaje central y más importante es el padre, que refleja un relato vivo de lo que es Dios Padre y Jesús con el pecador arrepentido, observemos algunos detalles del padre con el hijo: cuando estaba aún lejos su padre lo vio, se conmovió profundamente, salió corriendo a su encuentro, lo abrazo y lo cubrió de besos, le dio el mejor vestido, el anillo nuevo,  sandalias en los pies, banquete de fiesta, el hijo ha vuelto a la vida.
El amor del Padre, manifestado en Jesús, se refleja en los sentimientos y actitudes y conducta del padre del hijo prodigo.

Preguntas para la lectura:

•    ¿Quiénes se acercaban a Jesús para escucharlo?
•    ¿Qué parábolas les dijo Jesús?
•    ¿Cómo se comportó el hijo menor?
•    ¿Cómo vio el padre al hijo menor?
•    ¿Cómo se comportó el hijo mayor?
•    ¿Qué le dijo el padre al hijo mayor?

2. MEDITACIÓN:

¿Qué me dice el texto?

¿A qué me invita la misericordia del Padre? ¿Qué me exige? ¿Qué comportamientos del hijo menor tiene alguna relación con mi vida? ¿Qué actitudes del hijo mayor se asemejan a ciertos comportamientos que en ocasiones he tenido o sigo teniendo?

¿Por qué es importante celebrar la conversión de nuestros hermanos? ¿Por qué nos debe provocar una gran alegría la conversión de otras personas?

3. ORACIÓN:

¿Qué le digo al Señor? ¿Qué le decimos?

Señor te pedimos perdón por las veces en que no te hemos respondido y hemos pedido más de lo que no merecemos, y por la veces que nos hemos parecido al hermano menor, de haber malgastado tu amor y tu misericordia y también te pedimos perdón por ser como el hermano mayor que no ha conocido el amor del Padre por eso te pedimos perdón. Perdón señor, perdón Señor.

Señor te damos gracias por el don de la conversión, te damos gracias por que nos llamas a ser hijos, compartiendo tu misericordia con las personas que están a nuestro alrededor principalmente con nuestras familias, por las personas que necesitan ser perdonadas, por los necesitados, por eso te damos gracias. Gracias Señor, gracias Señor.

4. CONTEMPLACIÓN:

•    ¿De qué manera celebramos y valoramos el esfuerzo de conversón de los demás? ¿Por qué a veces tenemos miedo y malestar de que Dios sea un Padre amoroso y misericordioso con todos?

•    Si estamos lejos de la “Casa del Padre” ¿qué debemos hacer para volver? Si estamos en casa ¿qué debemos hacer para no sentirnos dueños de su misericordia?

5. ACCIÓN:

Propuesta personal
La intención general del apostolado de la oración del Papa para el mes de septiembre es: Para que los hombres y mujeres de nuestro tiempo, con frecuencia inmersos en el ruido, redescubran el valor del silencio y sepan escuchar la voz de Dios y de los hermanos.

Ver con qué misericordia trato Jesús al pecador arrepentido y con ese mismo amor ser misericordioso con mi hermano y mucho más con el que se encuentra caído.

Propuesta comunitaria
Misionera: Para que los cristianos que sufren la persecución en numerosas regiones del mundo puedan ser, con su testimonio, profetas del amor de Cristo.

Que en nuestras comunidades seamos ejemplo de misericordia y del amor a Dios con nuestros hermanos, y entonces podremos ser discípulos fraternos, solidarios y compartidos con los más necesitados del amor de Dios.

Quiénes Somos:

La Diócesis de Texcoco es una Iglesia misionera, que fiel a Cristo y presidida por su Obispo, integra a través de estructuras de comunión y participación a todos los bautizados y hombres de buena voluntad, que con la riqueza de sus dones y carismas, evangelizan y hacen presente el Reino de Dios.