Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Por la providencia de Dios he sido llamado a ser pastor, en esta Iglesia Diocesana. Como he dicho en mi mensaje al Pueblo hace unos momentos, el buen Dios es quien dirige nuestras vidas y las convierte en lugar de encuentro con nuestros hermanos y hermanas. Bajo esta consigna de vivir el encuentro con Jesucristo es como deseo dar comienzo al servicio que ahora la Iglesia deposita en mis hombros, deseo colaborar con el Dueño y Señor de la historia de cada persona, desde el concebido hasta el que está por dejar este mundo; desde el fervoroso católico hasta a aquel que por diversas circunstancias no comparte nuestra fe, ya que Dios me ha consagrado para servir a todos.

Me dirijo a ustedes hermanos comunicadores, exhortándoles a que sean instrumentos de la Verdad, que con su trabajo y compromiso colaboren a difundir los valores cristianos y la buena noticia en nuestra comunidad.

Cuánta razón tiene Aparecida al afirmar: “La revolución tecnológica y los procesos de globalización conforman el mundo actual como una gran cultura mediática. Esto implica una capacidad para reconocer los nuevos lenguajes, que pueden ayudar a una mayor humanización global. Estos nuevos lenguajes configuran un elemento articulador de los cambios en la sociedad”. (Ap 484).

Ustedes también están llamados a ser discípulos misioneros, desde su labor periodística a contribuir a anunciar la Buena Noticia de Jesús.

La Iglesia transmite la fe que ella misma vive, puesto que no se puede transmitir aquello en lo cual no se cree o no se vive. No se puede anunciar la Buena Nueva sin saber lo que es “estar con Jesús”, pues Jesús es quien impulsa al anuncio, a la proclamación, a compartir lo que se ha vivido.

Utilizando las nuevas tecnologías y los nuevos lenguajes bajo la guía de Jesús Buen Pastor, ustedes serán los cibermisioneros que nuestro mundo necesita.

Quiero que sepan que ustedes también forman esta Iglesia y que están en mi oración. Que ustedes juegan un papel importantísimo en la vida de la sociedad y de la Iglesia y con todo afecto les imparto mi bendición.

+ Oscar Roberto Domínguez Couttolenc, M.G.
Obispo de Ecatepec

Quiénes Somos:

La Diócesis de Texcoco es una Iglesia misionera, que fiel a Cristo y presidida por su Obispo, integra a través de estructuras de comunión y participación a todos los bautizados y hombres de buena voluntad, que con la riqueza de sus dones y carismas, evangelizan y hacen presente el Reino de Dios.

AVISO DE PRIVACIDAD